Así lo han expresado los diferentes grupos en el marco de la intervención del consejero para explicar las principales cifras de ejecución del ejercicio presupuestario de 2017.

En este marco, la procuradora socialista Mercedes Martín ha criticado que el consejero cuente una "novela de ficción" que no se corresponde con la "realidad" que muestran los miles de ciudadanos que salen a la calle a protestar.

Además, Martín ha asegurado que Cs ha puesto una "alfombra roja" al consejero para presentar los datos pero han salido "inmunes" a una "ofensiva fallida" sin una sola autocrítica y mención a lo que considera los "innumerables puntos negros" de 2017 y 2018 que es "lo que dice la ciudadanía en la calle como un clamor" de manera "sistemática".

En la misma línea, ha dudado de la credibilidad de un "instrumento" que debería servir "de verdad" para cambiar las cosas en un sistema público "imprescindible" como es la sanidad llegue avalada por lo qeu ha contado, que son "falacias o ingeniería mental".

Martín ha añadido que entre 2011 y 2017 en el capítulo VI, en inversiones reales, se han dejado de invertir 480 millones de euros, y en el de 2017 entre capítulo VI y VII casi 34 millones de euros.

Por otra parte, ha censurado que el consejero no haga referencia a las listas de espera en especialidades y pruebas diagnósticas, algo que ha asegurado que la "sobrecoge" y ha criticado que haya gente a la que en marzo se le de fecha para una prueba en noviembre, algo "intolerable", pero tampoco se hable de cuidados paliativos o de radioterapia, "algo temerario".

También la portavoz de Podemos en la Comisión de Sanidad, Isabel Muñoz, ha acusado al consejero de "hurtar parte de la verdad" sin hacer un análisis "claro" de la situación en la que se encuentra el sistema, no utilice nada más que "palabrería" y no cuente "nada nuevo".

Así, considera que si no se hace además un análisis de lo que se ha perdido en los últimos años, que ha cuantificado en 1.900 millones perdidos desde 2011 (asegura que son 3.434 per cápita), que diga que se ha cumplido con el 99,6 por ciento en la ejecución "no es nada" y ha criticado que acuda a contar "milongas" y venda como algo "extraordinario" lo que no es cierto porque no se han invertido 34 millones de inversiones reales, en lo que presupuestan y no ejecutan, lo que es un "engaño a la ciudadanía".

PROYECTOS VIEJOS

A este respecto, ha criticado que desgrane infraestructuras que se encuentran en licitación y ha censurado que se vendan ahora inversiones sociales prioritarias, en el fondo no lo son porque están contempladas ya en el plan de infraestructuras de 2002 y se ha preguntado cuánto está costando a los ciudadanos esto hay que acondicionar esos proyectos o hacerlos nuevos, de manera que se paga "doble".

Muñoz también se ha referido al descontento de los ciudadanos, que salen a la calle, algo que ha atribuido por ejemplo a las listas de espera, cuando el consejero "pasa de puntillas" y haya "falta de transparencia" y anuncia un decreto para hacer públicas las listas en pruebas diagnósticas y primeras consultas, algo que considera que es para prepararse y "ajustarlas" a sus necesidades e "intereses".

El portavoz de Sanidad del Grupo Ciudadanos -grupo que ha pedido la comparecencia-, Manuel Mitadiel, ha criticado que el consejero haya acudido a las Cortes a decir que se han gastado 200 millones más y "ni siquiera" se ha conseguido hacer todo lo que estaba previsto, pero además ha censurado que se hayan pagado más de 300 millones de deudas del año anterior pendientes cuyo alcance no conocía y presuma de "brillante" gestión.

Mitadiel ha dudado de la credibilidad de las cifras del presupuesto cuando se ha elevado el gasto sobre lo inicialmente presupuestado a pesar de que cuando se presentó dijo que era "suficiente" y, aunque puede haber "insuficiencias", pero considera que "no de este calibre".

Además, ha incidido en que las cuentas se elaboraron el año pasado en marzo, cuando se conocía "cómo iba a ser" el ejercicio 2017, por lo que cree que si es así debería dedicarse a otra cosa y no a la gestión. Además, ha incidido en que ha hablado de cómo justificar actuaciones y objetivos "mezclando churras con merinas", con la inclusión al hablar de ejecución de actuaciones hechas en 2018, sin aprovechar las inversiones.

También ha agregado que la deuda sería mayor si no hubieran destinado más de 20 millones de euros a pagar a la Seguridad Social, en gastos en recetas, etcétera, que "hay que pagarlo" pero también "preverlo".

Por parte del PP, su portavoz en la Comisión, Alejandro Vázquez, ha respaldado los argumentos del consejero y ha atribuido las diferencias entre lo presupuestado y lo gastado a una financiación autonómica que ya "nació abortada" y es insuficiente para cubrir las necesidades de servicios esenciales como la sanidad.

Además, ha asegurado que los datos que ha proporcionado Sáez Aguado "desmontan" las "falacias" sobre la ejecución presupuestaria que ha utilizado la oposición, que incluso ha llegado a calificar de "estafa", cuando a pesar de que los objetivos puedan "gustar más o menos" el grado de cumplimiento es "bastante notable".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.