Primer plano de ramos de rosas en en Mercado de la Flor.
Primer plano de ramos de rosas en en Mercado de la Flor. ACN

Los catalanes comprarán entre 6,5 y 7 millones de rosas por Sant Jordi, según datos del Mercado de Flor y Planta Ornamental de Cataluña. Esta cifra supone un incremento del 25% respeto al 2017, cuando la fiesta cayó en domingo. Los floristas confían que a lo largo de toda la jornada habrá mucha actividad en la calle y que el hecho que la cita tenga lugar un día laborable hará que muchas empresas adquieran rosas para regalar a sus trabajadores.

Una de las principales novedades de este año es la rosa amarilla que se comercializará como muestra de solidaridad con los políticos que se encuentran en prisión. A pesar de que los mayoristas afirman que han adquirido un 5% de rosas de este color "por lo que pueda pasar", se muestran convencidos que "la estrella seguirá siendo la roja". Calculan que del total de rosas que se venderán este año 300.000 serán amarillas.

rosas amarillas.

"Este año tenemos unas perspectivas muy buenas porque Sant Jordi cae en lunes y es uno de los mejores días de la semana para celebrar la fiesta". Así de positivo se muestra Josep Ruiz, uno de los mayoristas del Mercado de Flor y Planta Ornamental que dice que las previsiones sitúan las ventas en los 6,5 o 7 millones de rosas vendidas. "Esta cifra es un 20 o 25% más elevada que en 2017 porque la mayoría de las empresas y comercios que tradicionalmente adquieren rosas para regalar a sus empleados y clientes dejaron de hacerlo el año pasado y las ventas se resintieron", apunta.

En concreto, los mayoristas calculan que el Mercado de Flor y Planta Ornamental de Cataluña y empresas adyacentes venderán 3,5 millones de rosas, Mercabarna 2 y empresas de fuera de los mercados 1,5 o 2 millones más.

En cuanto a la procedencia, la mayoría de las rosas que se suministrarán estos días pertenecen a la variedad Freedom, que es originaría de Ecuador y Colombia y que representa el 60% del total. Se trata de flores con capullos gordos, tallos largos y una durabilidad más elevada. A banda, este 2018 también está teniendo impacto una tercera variedad de flor que se denomina 'Red Naomi' y viene de Holanda. "Se trata de una producción propia de este país que puede ser que contribuya a incrementar las ventas", opina Ruiz.

En cuanto a las rosas cultivadas en Cataluña, representan un 10% del total del que se venderá por Sant Jordi, puesto que la elevada demanda hace que los comercializadores se vean obligados a buscar estas flores a otros mercados para atender las peticiones de todos los clientes. También llegarán ejemplares otros puntos del Estado - un 10% más - como por ejemplo Soria.

El mayorista añade que los precios se mantendrán fuerza estables o hasta pueden llegar a reducirse un poco debido a la elevada competencia.

Una de las novedades de la fiesta de este año será la venta de rosas amarillas como símbolo de solidaridad con los presos políticos. A pesar de que inicialmente Òmnium Cultural puso sobre la mesa la posibilidad que las rosas amarillas sustituyeran las rojas en el Sant Jordi de este año, finalmente la presencia de este color será complementaria. "De cada 100 calculamos que 99 serán rojas y una amarilla", apunta Ruiz que se muestra convencido que la tradición se mantendrá "porque el rojo es el símbolo del amor y la pasión".


Consulta aquí más noticias de Barcelona.