Cubero informa sobre el estado de la riada en Zaragoza.
Cubero informa sobre el estado de la riada en Zaragoza. EUROPA PRESS

Cubero ha informado, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Comité del Plan de Emergencia, de que, al parecer, la crecida no es "como se esperaba", ya que según las previsiones iba a llegar "al nivel de la de 2015 con unos 2.600 metros cúbicos por segundo", pero en este momento la previsión es de "unos 2.100 o 2.200".

Ha agradecido la labor de todos los técnicos municipales que "han estado, están, y continuarán estando los próximos días con un trabajo encomiable" para evitar que los vecinos de Zaragoza y los barrios rurales "sufran las consecuencias de esta crecida".

Cubero ha asegurado que "todos los trabajos que se han hecho han sido suficientes". "La mota generada en la avenida de Ranillas no ha sido desbordada, como ocurrió en 2015, y han sido mínimas las afecciones y los servicios necesarios".

El consejero municipal ha dicho que, dado que la crecida no está siendo "tan grande como se esperaba", las afecciones tampoco, aunque "la más grave" es que el barrio rural de Alfocea, que "continúa incomunicado".

No obstante, ha recordado que, en coordinación con la Unidad Militar de Emergencias (UME), se ha creado "un camino alternativo para que los vecinos puedan salir a través del campo de maniobras de San Gregorio". En este momento, se ofrecen cuatro intervalos de tiempo para que "puedan salir destino la MAZ". Asimismo, se encuentran cortados todos los carriles de la Z-30 en el sentido sur, hacia Torrero.

MANTENER LA PRECAUCIÓN

Cubero ha aprovechado la ocasión para transmitir a los vecinos de la capital aragonesa que "mantengan la precaución" y cumplan con las pautas marcadas por Bomberos, Policía y Protección Civil, como "no acercarse demasiado al río, no sobrepasar las señalizaciones indicadas, no aparcar los coches en la cercanía del cauce del río, y desalojar los coches de los garajes del Actur, Vadorrey y Almozara".

En cuanto a las zonas cerradas y los servicios suspendidos, el consejero municipal ha dicho que todavía es "pronto" para saber cuando se volverán a habilitar, aunque la ciudad tardará en volver "a la normalidad". La previsión es que la punta de la crecida vaya descendiendo durante el lunes y el martes.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.