Ertzaintza
Agentes de la Ertzaintza. EUROPA PRESS

Un hombre de 39 años ha muerto en la madrugada del domingo en San Sebastián por una parada cardiorrespiratoria cuando le intentaban reducir unos ertzainas que habían acudido a un domicilio porque estaba amenazando a una mujer.

Según ha informado la Policía autonómica, hacia la una menos diez de la madrugada, una mujer ha llamado al 112 para informar de que había un varón en su domicilio que se estaba comportando de forma muy violenta y que estaba amenazándola a ella y a otra mujer.

Según informaba, se trataba de un joven, de nacionalidad marroquí, al que había alquilado una habitación de su vivienda a petición de un conocido suyo y que, supuestamente, había comenzado a consumir varios tipos de droga dentro del inmueble.

Agentes de la Ertzaintza se desplazaron al domicilio donde se encontraron con el varón, las dos mujeres y un segundo hombre, hermano del primero. El hombre, que estaba muy agresivo, se enfrentó a los ertzainas y llegó a agredir a varios de ellos, por lo que intentaron reducirlo, a lo que el joven opuso con golpes y patadas.

Según la información de la Ertzaintza, en el transcurso de los hechos, los ertzainas se percataron de que el varón había perdido la consciencia, por lo que intentaron reanimarle con un masaje cardiopulmonar, al tiempo que solicitaban la presencia de una ambulancia medicalizada.

Los sanitarios llegaron poco después y retomaron los intentos de reanimación, pero de manera infructuosa.

Finalmente, certificada la defunción e informada la autoridad judicial, se procedió al levantamiento del cadáver y a su traslado al Servicio de Patología Forense donde se realizará la autopsia para determinar las causas de su muerte.

Seis agentes han tenido que recibir asistencia sanitaria por las lesiones sufridas durante el desarrollo de los hechos.

Además, la Ertzaintza ha abierto el correspondiente atestado para trasladar los hechos a la autoridad judicial.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.