El ataque de EE UU, Reino Unido y Francia contra los presuntos objetivos de armas químicas en Siria ha tenido una respuesta del régimen de Bachar al Asad. Las defensas antiaéreas han estado operativas y a pleno rendimiento durante toda la madrugada del sábado hasta el punto de que han interceptado una gran cantidad de los misiles lanzados por EEUU, Reino Unido y Francia, según han confirmado fuentes del gobierno ruso, tradicional aliado del gobierno sirio.

Además, el Ministerio de Defensa ruso ha confirmado que no empleó sus sistemas de defensa antiaérea desplegados en Siria para repeler el ataque de Estados Unidos y sus aliados. "Nuestros sistemas antiaéreos no fueron usados. Ningún misil (aliado) entró en la zona" defendida por Rusia, ha dicho en una rueda de prensa el jefe de operaciones del Estado Mayor ruso, Serguéi Rudskoi.

Según Rudskoi, los sistemas antimisiles sirios, la mayoría de los cuales son de producción soviética, derribaron 71 cohetes lanzados por EE UU y el Reino Unido.

Por su parte, el Ejército sirio ha asegurado que las fuerzas de Defensa Antiaérea derribaron "la mayoría" de los 110 misiles que lanzaron EE UU, Francia y Reino Unido contra posiciones en Damasco y en la provincia central de Homs.

El portavoz de la Comandancia General del Ejército sirio, Ali Maihub, ha afirmado en un discurso televisado que "la agresión tripartita fue llevada a cabo a las 3.55 hora local (2.55 hora peninsular española)" contra "objetivos sirios en Damasco y fuera de Damasco" y que fueron lanzados en total 110 misiles.

Maihub ha asegurado que otros no pudieron ser interceptados e impactaron en el centro de investigación de Barza, cerca de la capital siria, en el que se encuentra un laboratorio científico y un centro educativo, y que solo hubo daños materiales. Sin embargo, "algunos misiles, que se dirigían a una posición militar cerca de Homs, fueron desviados de su trayectoriay la explosión de uno de ellos causó heridas a tres civiles", ha dicho el portavoz castrense.

Asimismo, ha reiterado que el liderazgo militar "va a continuar defendiendo Siria y protegiendo a sus ciudadanos, y que estas agresiones no van a detener a las fuerzas armadas sirias de continuar aplastando a los grupos terroristas armados".

Rudskoi, por su parte, ha asegurado que en el ataque lanzado por los aliados no ha muerto ni un solo militar sirio.

También ha señalado que además de objetivos científicos e industriales, el ataque se dirigió contra tres aeropuertos de las Fuerzas Aéreas sirias, entre ellos la base aérea Al Shayrat, atacada el año pasado por Washington. Según el militar ruso, las fuerzas sirias lograron derribar todos los misiles dirigidos contra esos aeropuertos.

La versión de EE UU

Mientras, el Pentágono ha informado de tres ataques lanzados por EE UU, Reino Unido y Francia contra instalaciones utilizadas, según Washington, para la producción y almacenaje de armas químicas.

Los ataques, siempre según la versión estadounidense, se dirigieron contra un centro de investigación científica cerca de Damasco, dos almacenes con armas químicas en la provincia de Homs y un centro de mando ubicado también en esa provincia siria.

El régimen sirio, en alerta

Mientras tanto, las fuerzas gubernamentales sirias están en alerta en las zonas bajo su control por temor a nuevos ataques de EE UU, el Reino Unido y Francia en el país árabe, según ha informado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

La ONG ha apuntado que, según sus datos, la agresión tuvo como blanco el centro de investigaciones científicas de Yamraya, al noreste de la capital siria, y almacenes de la Compañía IV del cuerpo de élite de la Guardia Republicana Siria en el área del aeropuerto militar de Meze, también en Damasco.

También fueron objetivo varios depósitos en Al Kasua, en el norte de Damasco, y un centro de investigaciones científicas en las afueras de la ciudad de Homs, en el centro del país.

La ONG agregó que se oyeron varias explosiones en la región de Al Qalamún, al norte de Damasco, pero que se desconoce la causa. El Observatorio destacó que no ha documentado víctimas por el impacto de los proyectiles, que sí causaron daños materiales en esos lugares.