EE UU lanza misiles contra Siria
Fotografía cedida por la Oficina de Información de la Marina de los Estados Unidos que muestra el destructor USS Porter en el momento de lanzar un ataque con misiles Tomahawk contra una base aérea de Shayrat, en la ciudad siria de Homs. Seaman Ford Williams / EFE

La ofensiva militar por parte de EE UU, Francia y el Reino Unido contra Siria, tras el supuesto ataque con armas químicas del Gobierno sirio en la ciudad oriental de Duma el pasado sábado, es la segunda que lanza Estados Unidos contra el país árabe por el mismo motivo en un año.

En abril de 2017 se acusó al régimen sirio de bombardear con armas químicas, el día 4 de ese mes, la localidad de Jan Shijún, en el norte de Siria, lo que ocasionó 86 víctimas mortales según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Solo tres días después, el día 7, EE UU bombardeaba la base aérea de Shayrat en respuesta, lo que significó la primera agresión directa de EE UU desde que comenzara el conflicto en Siria. Dicho ataque se produjo en solitario por parte de EE UU y destruyó el 20% de la flota militar aérea de Damasco.

El ataque de este sábado tiene como fondo un presunto bombardeo con armas químicas el pasado 7 abril en el que murieron al menos 40 personas por asfixia en la ciudad de Duma, el último bastión rebelde a las afueras de Damasco, según la ONG Cascos Blancos, dedicada al rescate de víctimas en zonas bajo el control de la oposición.

El 9 abril Estados Unidos dice en la ONU que "responderá" al supuesto ataque químico del fin de semana en Siria, mientras que Rusia advierte a Washington de "graves repercusiones" si opta por una acción militar contra el régimen de Damasco.

El 13 abril la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, aseguró que hay "prueba" del supuesto ataque químico en Siria y considera necesario responder para frenar el uso de este tipo de armamento.

Ese mismo día los militares rusos acusaron al Gobierno de Londres de haber participado en el montaje del supuesto ataque con armas químicas en la ciudad siria de Duma, del que Occidente responsabiliza al régimen de Damasco.

La Comisión de Investigación de la ONU para Siria pidió también este viernes que se preserven las pruebas del presunto ataque químico de hace una semana en la localidad siria de Duma y que los responsables sean identificados y rindan cuentas.

Estos hechos llevaron al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a ordenar en la madrugada de este sábado una ofensiva conjunta con Francia y el Reino Unido contra las "capacidades de armamento químico" de Bachar al Asad como respuesta a un presunto ataque químico del que culpan al Gobierno sirio.