La Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) ha suspendido de sus funciones, de forma cautelar, al catedrático Enrique Álvarez Conde, director del Instituto de Derecho Público tras el escándalo del máster de Cristina Cifuentes.

El rector, Javier Ramos, también ha decidido abrir sendos expedientes disciplinarios al catedrático y a la funcionaria que supuestamente cambió algunas de las notas de la presidenta de la Comunidad. Así lo ha anunciado en el Consejo de Gobierno que se ha celebrado este viernes, añadiendo que solo cuando haya una "sentencia firme reconociendo los hechos" se anulará el título a la presidenta

Aunque la investigación interna quedó suspendida en el momento en el que la universidad dio traslado de los hechos a la Fiscalía, el centro ha hecho públicas las conclusiones del expediente de información reservada que abrió la Jefa de la Inspección de Servicios y las medidas que se han adoptado siguiendo sus recomendaciones. Este es el resumen:

- La Inspección aprecia indicios de delito, en concreto de "falsificación de documento público". Señala "versiones contradictorias" sobre la veracidad del acta de evaluación del famoso TFM.

- De momento, no habrá medidas disciplinarias. No obstante, como hay "indicios de graves irregularidades administrativas", se abre expediente a la funcionaria que, supuestamente, cambió las notas de Cifuentes. El rector apunta a que la secretaria actuó "al parecer, sin autorización y sin comunicación, ni previa ni posterior, al jefe de servicio de la unidad (competente)".

- También se abre expediente a Álvarez Conde. Ramos explica que, aparte de las irregularidades, el catedrático no ha facilitado "la memoria de actividades, gestión y cuentas del Instituto" a pesar de que la Universidad se los ha requerido. Le suspenden de sus funciones como medida cautelar.

- La inspección ha constatado un "funcionamiento gravemente irregular del Instituto de Derecho Público respecto al desarrollo del Máster Universitario de Derecho Público del Estado Autonómico y las calificaciones". Así, se ha procedido a tomar "el control". También se ha decidido hacer una auditoría a todos los institutos y centros propios de la URJC.

- Si hay una sentencia firme que dice que se cometieron los delitos investigados, la URJC procederá a anular el título de Cifuentes.

"Está fuera de duda la honorabilidad de la inmensa mayoría del profesorado y del personal de administración y servicios de todos los centros de la Universidad", dice el rector, que se compromete a depurar todas las responsabilidades.

Consulta aquí más noticias de Madrid.