Los etarras Igor Portu y Mattin Sarasola, detenidos el pasado domingo Arrasate-Mondragón (Guipúzcoa), preparaban un atentado con coche bomba en los bajos de la zona comercial de Azca en Madrid. Además, poco después de su detención se ha sabido que son dos de los tres autores materiales del atentado contra la T-4 del aeropuerto de Barajas que acabó con la vida de Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio el 30 de diciembre de 2006 en Madrid.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en rueda de prensa, confirmó este mediodía dicha información.

Ya advertí de que ésta era una operación importante

"En dicimbre de 2006, Mattin Sarasola, Igor Portu y Mikel San Sebastián, este último huido, atentaron contra la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas", indicó Rubalcaba.

Según el ministro, fue el propio Sarasola quien confesó y relató con "pelos y señales" estos hechos.

Los tres autores del atentado, junto al también huido Jose Iturbide, conformaban un comando operativo desde 2002 que fue creado por José Antonio Aranibar (detenido en julio), lugarteniente del dirigente de ETA Mikel Garikoitz Azpiazu, alias Txeroki.

Rubalcaba, quien recalcó que ya advirtió de la importancia de la operación, atribuyó también a este comando la explosión de una autocaravana cargada con 100 kilos de explosivo en Castellón el pasado 26 de agosto, la voladura de una discoteca en Guipúzcoa y la lectura de un comunicado de ETA en septiembre de 2006, entre otros actos delictivos.

Lesiones de los detenidos

El ministro fue tajante al salir al paso de las acusaciones de maltrato a los dos etarras detenidos.

¿Cómo la Guardia Civil va a hacer eso diez minutos antes de llevarlo al forense?

"Mattin Sarasola -con hematomas y contusiones- ha reconocido ante el forense que no ha habido malos tratos, y el forense dice que sus lesiones son compatibles con maniobras de una detención violenta en cuanto a la maniobra de sujeción", aseguró Rubalcaba, quien apuntó que sólo para esta detención hizo falta la fuerza.

Asimismo, el ministro asegura que las acusaciones de tortura por parte de la familia de Igor Portu, ingresado con una costilla rota que le provocó una perforación pulmonar, "no se sujetan".

"¿Cómo la Guardia Civil va a hacer eso diez minutos antes de llevarlo al forense? No es lógico. No lo hacen nunca, pero en un caso así...", concluyó.

Por último, el ministro aseguró que la operación antiterrorista que ya ha 'desmontado' dos zulos etarras "sigue abierta".