Ni importa el tamaño, ni la pasión se pierde con el matrimonio, ni el hombre siempre debe estar dispuesto. Varios expertos argentinos desmitifican en Clarín algunas de las creencias más generalizadas sobre sexo.

1. El rendimiento de un hombre se basa en las relaciones que pueda tener por noche. "Más cantidad, no significa calidad", asegura Heilén. La sexóloga Diana Resnicoff afirma que esta creencia es algo natural en una cultura donde, según ella, sólo importan los resultados.

2. La pasión se pierde con el matrimonio. Según Resnicoff, sólo se pierde el factor sorpresa. Para ella, una pareja no se mantiene por sí misma, sino que hay que regenerarla constantemente. "Se puede recurrir a cambiar de ropa, escenario, posiciones u objetos", afirma Adrián Sapetti, presidente de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.

3. La mujer no puede tener sexo sin amor. "Disfrutar de la sexualidad" sin compromiso "permite a algunas mujeres desinhibirse más" e incluso pensar más en ellas y "menos en su compañero", asevera Resnicoff.

4. El tamaño importa. "La realidad es que la vagina sólo tiene sensibilidad en los primeros cinco centímetros", apunta Sapetti. "Necesitan más de la estimulación del clítoris y no tanto de la penetración".

5. El hombre siempre debe estar dispuesto. El presidente de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana no deja lugar a dudas: "El varón no es una máquina de tener erecciones y puede negarse si una mujer no le interesa".