El embajador de Ecuador en España, Nicolás Issa Obando, pidió ayer al Ministerio del Interior una reunión urgente para recabar información sobre la muerte el pasado 3 de enero del ecuatoriano Wilson Fernando Stopper Pinto, después de que fuera detenido por la Guardia Civil en Colmenar Viejo.

El hombre falleció en el servicio de urgencias de Colmenar por "un paro cardíaco" después de escapar con su vehículo de un control rutinario de tráfico y ser detenido posteriormente. Según fuente policiales, el suceso se produjo en torno a las tres de la madrugada, cuando el chico recibió el alto de unos agentes de la Guardia Civil que observaron que Stopper conducía "de manera rara".

El hombre fue trasladado a un control fijo de alcoholemia y allí presentó síntomas de infarto.
El joven, que al parecer iba a buscar a su novia a la vecina localidad de Tres Cantos, huyó de los efectivos policiales, primero con su propio vehículo, hasta que, al verse acorralado, abandonó el coche y echó a correr con "un considerable esfuerzo físico".

A los pocos minutos, Stopper fue detenido y trasladado después a un control fijo de alcoholemia. Allí aseguró que se encontraba indispuesto y pidió "un vaso de agua" antes de ser sometido a la prueba y a los pocos instantes mostró síntomas de padecer un infarto.

El embajador Isaa Obando pidió al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, "toda la información necesaria" sobre las circunstancias de la muerte de Stopper Pinto que, a juicio de sus familiares, "no revisten la claridad suficiente". La Embajada de Ecuador afirma en su comunicación al ministro que tiene la seguridad de que, de haberse producido excesos en el uso de la fuerza con el ciudadano fallecido, "la justicia española castigará a los responsables con todo el rigor y la fuerza de la ley".

De acuerdo con informaciones recibidas en la Embajada de Ecuador, el caso ha sido remitido al Juzgado de Instrucción número 5 de Colmenar Viejo. Además de la reunión solicitada a Interior, el embajador se ha dirigido también al titular del Juzgado y las autoridades policiales de Colmenar Viejo que han intervenido en el caso, para solicitarles de forma urgente toda la información disponible al respecto. Según precisó el embajador, los familiares del ecuatoriano fallecido en Madrid serán recibidos en Quito por el presidente de la República, Rafael Correa, que ha mostrado especial interés en que se aclaren totalmente las circunstancias de la muerte.