El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, ha mostrado este martes los cuatro trabajos con los que superó el máster de Derecho Autonómico y Local de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), así como resguardos de su matrícula y comunicaciones varias con el centro relacionadas con su solicitud de convalidación de más de la mitad de las asignatursa. Trataba así de justificar haber obtenido el título sin haber ido a clase y sin hacer exámenes.

Casado mantuvo este martes un encuentro con la prensa en la sede del PP para explicar los detalles del máster de Derecho Autonómico y Local que cursó entre 208 y 2009, después de que  El País publicara este lunes que no fue a clase ni los exámenes para obtener un título que le expidió el mismo Instituto de Derecho Público en el que Cifuentes supuestamente cursó su polémico máster.

Este diario también daba cuenta de que la URJc también le está investigando como antiguo alumno del Instituto de Derecho Público de la URJC donde supuestamente cursó su máster Cifuentes y que dirige el profesor común a ambos, Enrique Álvarez Conde. "Yo era  anónimo y me parece estupendo que se haga", señaló. Sobre las circunstancias de su máster, advirtió de que "lo que estoy diciendo es la verdad, tengo toda la documentación guardada".

Casado, que insistió en defender el prestigio de la URJC, negó haber recibido trato de favor. "Yo no era nadie para que se me ofreciera una excepción, que yo no he pedido. Yo les trataba de usted y hacía cola", abundó el vicesecretario, que afirmó tener "plena conciencia de que he hecho lo correcto".

En una prolija explicación, acompañada con resguardos y trabajos, Casado explicó por qué no fue a clase y aun así obtuvo el título de un máster que, subrayó, en el año en que él lo curso era la adaptación que el recién estrenado Plan Bolonia hacía de los "antiguos cursos de doctorado". Él no buscaba un título para desempeñar profesión alguna, sino tener acceso a la investigación de un doctorado, que era lo que él pretendía hacer y que al final no tuvo tiempo de emprender, dijo.

Aludió al tríptico informativo que aún conserva para explicar que, aunque en él no se decía que no fuera necesario ir a clase, se indicaba que "los nuevos créditos sustituyen las horas de clase por trabajos del alumno".

Comparación con Cifuentes

"No hay ninguna irregularidad que nadie haya puesto encima de la mesa, no hay ningún acceso a un registro de modificación de calificaciones, ni documentos que la propia universidad haya podido decir que es irregular", aseguró, describiendo también algunos de los elementos de la polémica que rodea a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, cuya dimisión exigió este lunes Ciudadanos al PP.

Casado lleva desde este lunes por la noche dando explicaciones ante la prensa y este martes presentó documentos que contrastan con la reacción de Cifuentes, a la que la oposición ha acusado de haber estado desaparecida durante dos semanas y que sólo a última hora presentó documentos, algunos de ellos cuestionados después por la propia Universidad.

Frente a la comparación con Cifuentes, el vicesecretario se limitó a decir que "yo soy bastante  de guardar las cosas" y a mostrar un apoyo a la presidenta regional basándose al compañerismo con otros miembros del PP. "Yo no soy nadie para juzgar, he defendido a todos mis compañeros, incluso cuando se me atribuía que no lo hacía".

"Todo lo que yo estoy diciendo es lo que yo conozco. Como te equivocas es mintiendo, lo mejor es decir la verdad", añadió.

Matrícula y trabajos

Casado presentó los resguardos de su matrícula en 2008 por 1.465,85 euros para cursar 60 créditos, de los que 40 le fueron convalidados por ser ya licenciado en Derecho. Así lo acreditó con un documento con la resolución que hizo en este sentido el Vicerrectorado de Alumnos de la URJC y con la solicitud que cursó y que se le aceptó para que le fuera devuelta parte de la matrícula, por valor de "600 euros", explicó.

Para aprobar los 20 créditos no convalidados del itinerario de Derecho Autonómico, Casado no fue a clase ni se sometió a exámenes, tal y como relató, sino que los sustituyó por cuatro trabajos por un valor conjunto de esos 20 créditos, que este lunes le acompañaban, encuadernados con tapa azul en la parte posterior.

El más voluminoso, de 55 páginas y por valor de 12 créditos, es "uno que casi equivaldría a un Trabajo de Fin de Máster (TFM)" que, por su naturaleza, su título sobre las competencias de las comunidades autónomas en materia de administración judicial no exigía.

Según explicó, completaron los 8 créditos restantes tres trabajos para aprobar otras tantas asignaturas: Las competencias de las comunidades autónomas en materia de administración de justicia, Principios inspiradores del modelo autonómico y principales sentencias del TC, El reparto de competencias en la Constitución del 78 y su futuro y El concepto constitucional de autonomía local en la jurisprudencia del TC.