Huelgas en el transporte ferroviario y aéreo complican las conexiones desde Francia y Alemania con Europa

Un Airbus A380 de Air France.
Un Airbus A380 de Air France.
EFE/ARCHIVO

La huelga de trenes, que comenzó el pasado día 3 de abril en toda Francia, continúa causando estragos en las conexiones con España, Alemania, Suiza, Bélgica, Holanda y Reino Unido, mientras que el tráfico con Italia se está viendo completamente interrumpido, según la compañía estatal SNCF. Pero en el transporte ferroviario no es el único que para, también el aéreo en Francia y Alemania.

La compañía francesa Air France prevé mantener el 75% de sus vuelos en la jornada de huelga del martes, la sexta que realizan sus trabajadores desde febrero, según informó este lunes la aerolínea en un comunicado. El grupo espera asegurar el 65% de sus vuelos de larga distancia, el 73% de sus vuelos de media distancia que salgan o lleguen al aeropuerto de París-Charles de Gaulle, y el 80% de sus trayectos cortos.

Aún así, Air France apuntó que podrá haber retrasos y alteraciones, por lo que aconsejaron aplazar sus viajes a quienes tengan un vuelo para este martes. Según sus cifras, esta convocatoria será seguida por el 35% de los pilotos, el 20,2% del personal de cabina y 13% de los trabajadores de tierra.

La huelga está organizada por varios sindicatos que piden un incremento salarial del 6%, para compensar la pérdida de poder adquisitivo debida a la inflación en los últimos años. A la movilización de mañana le seguirá otra jornada de huelga este mismo miércoles, y otras el 17, 18, 23 y 24 de abril. Los últimos tres coinciden con la huelga en la estatal de ferrocarriles de Francia SNCF que está causando grandes alteraciones en el transporte ferroviario en el país.

Huelga de trenes

La segunda jornada consecutiva de protesta de trenes comenzó el domingo a las 19.00 hora local (17.00 GMT) y finalizará el martes a las 08.00 (06.00 GMT). En las líneas internacionales, la cancelación afecta en términos generales al 25% de los trayectos.

Los sindicatos, que protestan por la reforma que el Gobierno ha anunciado para modificar los estatutos de la empresa estatal de ferrocarriles, tienen programadas 36 días de huelga en menos de tres meses, hasta finales de junio, tras iniciarla el pasado 3 de abril.

El presidente de la empresa pública de ferrocarriles de Francia SNCF, Guillaume Pepy, aseguró este lunes que la huelga intermitente que los empleados de la misma llevan a cabo desde hace unos días ha costado ya unos 100 millones de euros. En declaraciones a la BFMTV, Pepy señaló que el movimiento de paro, que por cuarto día ha obligado a reducir el número de trenes del país, provoca además importantes pérdidas a las empresas, puesto que apenas circulan ferrocarriles de mercancías.

Según la empresa, el 43% de los trabajadores siguió el llamamiento a la huelga lanzado por los sindicatos contra el proyecto del Gobierno para modificar las condiciones laborales de sus trabajadores. Sin embargo, el porcentaje fue del 74% entre los conductores, según Pepy. Ante ello, la SNCF prevé que solo circule en la jornada de este lunes uno de cada cinco trenes de alta velocidad previstos, uno de cada tres regionales y uno de cada seis de larga distancia.

La huelga ha provocado problemas en otros medios de transporte, como las carreteras, donde durante la mañana se registraron 400 kilómetros de atascos en la región de París, frente a los 175 kilómetros habituales en un lunes.

Cancelaciones de Lufthansa en Alemania

El grupo de aerolíneas Lufthansa informó este lunes de que va a cancelar más de 800 vuelos el martes, la mitad de los previstos para ese día, por la huelga del personal en cuatro aeropuertos en Alemania, entre ellos el de Fráncfort, que es el mayor del país. Las cancelaciones de estos vuelos en Alemania afectarán a unos 90.000 viajeros, según la aerolínea alemana.

La huelga transcurrirá desde las 03.00 horas y hasta las 16.00 horas GMT. De los más de 800 vuelos cancelados por Lufthansa 58 son conexiones aéreas de largo recorrido.

La directora de Personal de Lufthansa, Bettina Volkens, calificó la acción de protesta de "inaceptable". El sindicato alemán del sector servicios Verdi ha convocado una huelga para el martes en los aeropuertos de Fráncfort, Bremen, Colonia-Bonn y Múnich para presionar en la negociación del nuevo convenio colectivo, que va a afectar al tráfico aéreo y ocasionar cancelaciones y retrasos en los vuelos.

Verdi pide para 2,3 millones de empleados del sector público en Alemania una subida salarial del 6%, pero al menos de 200 euros mensuales. La negociación del convenio colectivo comenzó a finales de febrero y la patronal todavía no ha presentado una oferta.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento