Supermercado on-line contra el desperdicio de alimentos.
Supermercado on-line contra el desperdicio de alimentos. I'M PERFECT FOOD

¿Comprarías fruta fea si fuera más barata? ¿Y productos en perfecto estado pero cuyo envase presenta algún defecto? ¿Y comida que se acerca a su fecha de caducidad o consumo preferente? Posiblemente la respueta de muchos sería un rotundo sí. Y más aún si eso supone un ahorro considerable en el ticket de compra.

Eso es justo lo que ofrece I'm perfect food, un supermercado on-line que se ha propuesto luchar contra el desperdicio de alimentos evitando que todos estos productos que son retirados de los lineales de las tiendas no acaben en la basura, sino en la bolsa de la compra y en la despensa de muchas personas.

Aunque se ofrecen descuentos de hasta el 80% respecto al precio de venta habitual de algunos de estos artículos, no se trata sólo de ahorrar, sino de poner freno a una auténtica lacra: el desperdicio de alimentos.

Algo que se produce también en los hogares -cada familia tira más de un kilo de comida a la basura cada semana en España- pero cuyo origen está principalmente en la producción y distribucción de los alimentos.

"Uno de cada tres alimentos que se producen en el mundo se echa a perder desde la producción hasta su consumo. Comida, pero también cantidades enormes de energía, agua y tierra utilizadas durante el proceso acaban despilfarrándose mientras el hambre y la desnutrición siguen siendo el mayor riesgo de salud en todo el mundo", explican los responsables de este proyecto.

Pese a que en otros países ya existen desde hace tiempo iniciativas similares, y algunos supermercados han vendido puntualmente fruta fea a precios reducidos, se trata de la primera tienda de este tipo que opera en España. Lo hace, eso sí, de forma on-line tanto a través de la web como de aplicaciones móviles, pero por ahora las zonas de reparto y la opción de recogida están limitadas a la ciudad de Barcelona.

Por supuesto, se trata de productos y alimentos en perfecto estado para su consumo, aunque hayan sido descartados por cuestiones estéticas o de logística de la industria alimentaria.

En España, eso sí, no se pueden vender alimentos que hayan sobrepasado la fecha de consumo preferente -que no es lo mismo que caducidad- pero al menos por ahora esta es una buena iniciativa para salvar muchos kilos de comida de la basura.