La alcaldesa defiende elaborar un plan sobre las acciones a desarrollar ante bienes que son patrimonio

  • La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio (PSOE), ha defendido este viernes la moción que presenta su grupo al próximo Pleno en la que plantea la elaboración de un plan de gestión que recoja las acciones que se pueden o no desarrollar ante bienes que son patrimonio, todo ello tras la polémica surgida por la instalación de palcos y sillas de la carrera oficial de la Semana Santa en el entorno de la Mezquita-Catedral.
Isabel Ambrosio
Isabel Ambrosio
EUROPA PRESS

En una rueda de prensa, la primera edil ha manifestado que es "una herramienta para proteger los bienes declarados por la Unesco", dado que supone "una asignatura que tiene pendiente la ciudad y el Consistorio", ha remarcado.

Así, "sobre las dudas planteadas en algunas instancias sobre la idoneidad o no de la colocación de los palcos y sillas en la carrera oficial en el entorno de la Mezquita-Catedral, la mejor propuesta es la puesta en funcionamiento del plan de gestión", ha declarado.

Según ha indicado, "este plan deberá recoger cuáles son las acciones que se pueden o no desarrollar en el entorno y de qué manera y exigencia hay como ciudad en la protección que obliga a todos por parte de los bienes patrimonio".

Cree que "cada uno puede pedir explicaciones y exigir a las instancias que corresponda", pero ha aseverado que "es oportuno elaborar propuestas que mejoren algunas de las situaciones en las que la obligación de todos es la protección de los bienes Patrimonio de la Humanidad con los que cuenta la ciudad", por lo que "no hay mejor herramienta que un plan de gestión", ha apostillado.

PETICIÓN A URBANISMO

Al respecto, en una rueda de prensa posterior, el teniente de alcalde delegado de Presidencia y Seguridad Ciudadana, Emilio Aumente (PSOE), ha explicado que esta moción tiene como objetivo "instar a la Gerencia Municipal de Urbanismo para que se pongan en marcha los mecanismos necesarios que haga efectiva la redacción del Plan de Gestión de la zona reconocida por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad en 1984, título ampliado en 1994 al Centro Histórico de Córdoba".

Emilio Aumente ha abogado por "la necesidad de impulsar dicho plan, tras quedar obsoleto el Plan Especial de Protección del Conjunto Histórico (Pepch), que data de 2001, y avanzarse en las directivas y recomendaciones de la Unesco respecto al Patrimonio Mundial".

El texto de la misma recuerda que los actos conmemorativos del cuadragésimo aniversario de la Convención del Patrimonio Mundial, que se celebraron a lo largo de todo el año 2012, ofrecieron la oportunidad de hacer una reflexión sobre algunos de los problemas más apremiantes con que se enfrentan los bienes incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial.

En ella se reconocía y recalcaba el desafío quizás más importante para el Patrimonio Mundial en nuestra época: mantener sus valores para la sociedad al tiempo buscar acomodar cambios que le imponen los grandes fenómenos mundiales como las crecientes desigualdades, la globalización, el cambio climático y la urbanización masiva.

En 1984 se consideró la Mezquita de Córdoba como bien reconocido por la Unesco y así fue inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial, y en 1994 se amplió la declaración al Centro Histórico de Córdoba. En 2012 la Fiesta de los Patios de Córdoba fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La inscripción supuso el reconocimiento de sus valores excepcionales y la obligación de documentarlos, protegerlos, conservarlos, rehabilitarlos y transmitirlos a las generaciones futuras.

Estos bienes culturales y naturales de Córdoba, inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial, "necesitan de un instrumento de planificación que, según la Unesco, sería mediante un Plan de Gestión".

ADMINISTRACIÓN DEL PATRIMONIO

"Es un instrumento destinado a la administración del patrimonio cultural de un modo integral e integrado, coordinando y orientando objetivos, actuaciones y agentes implicados en la protección y mejora de la Ciudad Patrimonio Mundial", a lo que añaden que "no es un mecanismo de intervención o de protección directa, pero sí establece el marco general de actuación de los instrumentos destinados a tal fin, y tiene un carácter de instrumento estratégico".

Por ello, según se indica, "supone una oportunidad para la mejora de la ciudad, reorientando y coordinando todos los esfuerzos que se lleven a cabo para la conservación y mejora del patrimonio urbano, optimizando los recursos y maximizando los resultados". Así, toma como punto de partida "la necesidad de diseñar una completa e integrada administración de la Ciudad Patrimonio Mundial como organismo complejo y dinámico".

El objetivo prioritario del Plan de Gestión es "hacer comprender y garantizar la preservación de los valores significativos de la ciudad y especialmente los vinculados a su estatus como Ciudad Patrimonio Mundial". Como objetivo complementario, el Plan de Gestión debe ser capaz de "permitir una administración flexible que permita el aprovechamiento adecuado de los recursos y la incorporación de nuevos valores que contribuyan a la mejora de la ciudad, sin comprometer los valores existentes".

"Es importante que en este Plan de Gestión participen los agentes sociales que puedan realizar una valoración de ciudad -demandas, inquietudes, entre otros-, así como en la definición de líneas de acción y su puesta en práctica", según se recoge en la iniciativa socialista.

Asimismo, ve "fundamental que por parte de las distintas administraciones públicas y agentes financieros se pueda realizar la necesaria cooperación y concertación, que permitan dotar a las estrategias y acciones del Plan de Gestión de los medios -técnicos, económicos- para su puesta en práctica".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento