Tabaco
Un hombre fuma un cigarrillo. GTRES

Philip Morris International, la principal compañía tabacalera del mundo y fabricante de marcas como Marlboro o Chesterfield, dejará de producir cigarrillos tradicionales para dedicarse en exclusiva a productos libres de humo, informa La Vanguardia.

La compañía sustuirá los cigarros de manera paulatina por sistemas como el IQOS (siglas de I Quit Ordinary Smoking). Se trata de un sistema sin combustión que consta de un cilindro con una resistencia eléctrica que genera temperaturas de 300 ºC y al que se le aplica una carga de tabaco (equivalente a la mitad de un cigarrillo actual) laminado. El tabaco no se quema, sino que se caliente, de manera que libera nicotina pero no sustancias cancerígenas, como afirma Philip Morris.

En este proyecto están trabajando 350 científicos en una instalación de Philip Morris en Neuchâtel, Suiza. La compañía va a invertir 5.000 millones de dólares en su plan de sustituir el cigarrillo convencional por los nuevos sistemas sin humo. En la planta de Papastratos, la filial griega de Philip Morris, se dejaron de fabricar cigarrillos hace unas semanas y ahora sólo producen Heets, el tabaco que se usa en el sistema IQOS.