La Audiencia de Schleswig-Holstein (Alemania) descartó este jueves el delito de rebelión en la petición de extradición a España del expresident de la Generalitat Carles Puigdemont, y aprobó su puesta en libertad bajo fianza de 75.000 euros —pagada este mismo jueves por la Asamblea Nacional Catalana (ANC)—, mientras estudia si lo entrega a la justicia española por el delito de malversación.

En un comunicado, el tribunal explicó que ve "inadmisible" la imputación por rebelión. Por tanto, la justicia española no podría juzgarlo por ese delito, incluso si finalmente es entregado a España por malversación.

La Audiencia rechaza que Puigdemont corra riesgo de persecución política: "Con la malversación de fondos públicos, al perseguido se le acusa de un acto concreto castigado también por la legislación alemana, no por sus ideas políticas", apunta.

Aunque afirma que sigue existiendo riesgo de fuga, el tribunal opina que, al ser "inadmisible" el delito de rebelión, ese riesgo se reduce de forma considerable, por lo que lo deja en libertad con una fianza de 75.000 euros, la obligación de no abandonar Alemania y el requisito de comparecer una vez por semana.

El tribunal también señala que "por motivos jurídicos" no puede aceptarse una extradición por rebelión según el Código Penal español, pues "los actos que se le imputan no serían punibles en Alemania". El delito que sería equiparable en ese país, el de "alta traición", no puede aplicarse porque no se cumple el requisito de la "violencia", apunta el comunicado.

Y es que, en un caso similar, el  Supremo alemán determinó que para cumplir con el concepto de violencia "no basta con que se amenace con ella o que se use" para inducir a los órganos del Estado a actuar del modo deseado, sino que es necesario que tenga la capacidad de "doblegar la voluntad de esos órganos constitucionales".

La justicia alemana cree que se pueden achacar a Puigdemont los actos de violencia del 1-O como promotor y defensor del referéndum, pero rechaza que esos actos tuvieran capacidad de "someter al Gobierno a una presión tal que se hubiera visto obligado a capitular ante las exigencias de los violentos".

Respecto a la acusación de malversación de fondos públicos de acuerdo al Código Penal español, la Audiencia alemana considera que puede ser admisible, pero avisa de que será necesario aclarar más hechos y solicitar información adicional.

El anuncio del pago de la fianza impuesta a Puigdemont lo realizó la Asamblea Nacional Catalana este jueves por la noche. "Acabamos de pagar la fianza que ha determinado la justicia alemana del presidente Carles Puigdemont", aseguró la ANC desde su cuenta en Twitter, donde señaló que su "caja de solidaridad" en apoyo a los presos soberanistas "ya ha pagado casi 4 millones de euros en fianzas".

Reacciones

Después de conocer la noticia, Puigdemont se manifestó a través de su cuenta oficial de Twitter, donde dio las gracias y avanzó: "Nos vemos mañana". También a través de la red de microblogging se pronunció su abogado, Jaume Alonso-Cuevillas, quien afirmó que siempre tuvo "plena confianza en la justicia alemana".

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, por su parte, dijo que el Gobierno respeta y acata la decisión: "Es la manifestación del funcionamiento de la Justicia independiente, en España, en Alemania y en todos los países de la UE".

Eduard Pujol, portavoz de JxCAT, se preguntó "dónde están ahora todos los que hablaron de prófugo"; Marta Vilalta (ERC), celebró la decisión como "una buena noticia para la democracia y un nuevo revés para la justicia española" y exigió la "libertad de los presos políticos"; y Vidal Aragonés (CUP), dijo que ha quedado "demostrada" la actitud "persecutoria y antidemocrática" de España y dijo que la CUP estaría dispuesta a investir a Puigdemont.

Por su parte, Carlos Carrizosa (Cs), afirmó respetar la decisión, pero subrayó que "los políticos no pueden ser impunes".

El socialista Miquel Iceta manifestó su respeto y acatamiento"a la justicia alemana: "Nos parece bien, igual que nos parecen bien las decisiones de la justicia española", apuntó.

Xavier García Albiol (PP) expresó que acata lo sucedido, pero agregó: "Hace falta vivir aquí para entender lo que de verdad está ocurriendo en Cataluña".