El juez ha decidido continuar mañana con las diligencias, tras tomarle declaración en una jornada maratoniana a diversos testigos, entre ellos a personas que persiguieron al vehículo que causó la tragedia, a los padres del menor y a los propios investigados, cuyo interrogatorio fue el más extenso, terminando con el copiloto hace escasos minutos.

Los cargos que se imputan provisionalmente al conductor, de 39 años, son de omisión del deber de socorro y conducción temeraria con resultado de muerte, y al copiloto, de 34 años, un delito de encubrimiento y otro de omisión del deber de socorro. Mañana el instructor espera rematar esta primera toma de declaraciones con la práctica de las periciales elaboradas por los peritos forenses.