El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, ha vuelto a insistir este martes en que "la única manera práctica" de utilizar el cauce del río Guadalmedina para la ciudad "y de que no sea barrera" es bajar el lecho del río, ya que "no cabe" desviarlo de forma horizontal. "Lo tapas y en vez de dejar la losa de hormigón pones la maravilla que quieras", ha afirmado el regidor.

De la Torre, que ha informado en rueda de prensa de que el Consistorio saldrá de su plan de ajuste a 31 de diciembre de 2018, ha aludido, tras ser cuestionado, a las recientes lluvias en Málaga. Así, ha puesto como ejemplo que como en un periódico "tenía en primera pagina una foto del cauce lleno de agua turbia, marrón, y esto lo ven los técnicos y verán que plantear proyectos en el cauce como está es perder el tiempo".

Es más, ha incidido en que cuando "viene una lluvia del tres al cuarto, se lo lleva todo y te estropea todo", concretando que es agua "sin venir de la presa, sólo de los arroyos que hay debajo".

Por ello, a su juicio, "esa foto demuestra que la única manera práctica de utilizar el cauce para la ciudad y de que no sea barrera es desviar el cauce verticalmente, ya que horizontalmente no cabe, por la derecha o por la izquierda, porque nos encontramos con la ciudad o con los montes, esto no es el Turia en una llanura...", ha afirmado.

Así, ha insistido en que el Guadalmedina tiene "pendiente sobrada" y "ese agua va rápida y veloz por lo que tiene pendiente suficiente para poder quitarle pendiente y esconderlo".

De la Torre ha asegurado que, en esa línea, "estoy seguro de que los técnicos que son inteligentes seguirán pensando", asegurando que hay que respetar la capacidad del cauce de unos 600 metros cúbicos por segundo, pero "lo tapas y en vez de dejar la losa de hormigón pones la maravilla que quieras, llamas a los mejores creadores del paisaje urbano, y te dirán verde por aquí, una zona de juegos por allá, cascadas por aquí, una escultura... lo que quieras, espacios de encuentro, y la gente se encuentra, la margen izquierda y derecha, encontramos las ciudad, reencontramos el sentido de la ciudad".

Por ello, ha vuelto a incidir en que "técnicamente lo que hay es que apurar esas soluciones por ahí, eso es lo inteligente, y están planteadas", por lo que ha esperado y confiado en que lo tengan en cuenta, y ha rechazado que "se pueda llenar el cauce de jardincitos y agua".

"A veces -ha continuado- te dibujan un cauce idílico de agua azul, pero no hay agua y cuando viene es turbia y destructora hasta cierto límite, ya que lo que pongas se lo lleva", ha concluido.

FUNICULAR A GIBRALFARO

Por otro lado, cuestionado por la idea de colectivos ciudadanos que quieren retomar la idea de conectar el Centro de Málaga con el Castillo de Gibralfaro mediante un funicular, De la Torre ha señalado que "no lo descartamos", aunque ha reconocido que no se podría hacer "tal y como está hoy el proyecto, porque queríamos que se hiciera con iniciativa privada, pero los números nos les salían".

No obstante, ha citado para la zona varias iniciativas, como puede ser un funicular aéreo, "que el fácil de hacer, pero tiene un impacto ambiental"; bajo tierra, "que tiene la dificultad del costo" y la posibilidad de utilizar, como han planteado alguna vez los propios técnicos de la Gerencia de Urbanismo (GMU), los caminos mejorándolos y mediante un vehículo eléctrico.

De igual modo, De la Torre ha abogado también por "acomodar" y "hacer más confortable los caminos" en pendiente que permitan subir: "confío mucho en esto porque disfrutar de un espacio como este en el clima de Málaga lo mejor es hacerlo a pie, salvo que llueva".

Consulta aquí más noticias de Málaga.