Casi todos los elementos valorados sobre el equipamiento del barrio o entorno han recibido 7 puntos sobre 10. Lo mejor valorado son los recursos asistenciales con una media de 7,6 puntos, el estado exterior de los edificios y las zonas verdes con 7,4 puntos respectivamente.

Por otro lado, las puntuaciones más bajas se obtienen en la variedad de comercio (6,3 puntos), los centros de ocio/culturales y los espacios deportivos al aire libre, con 6,4 puntos respectivamente.

En cuanto a las dotaciones de la vivienda, destaca que el 46,1% de la población dice que su vivienda es totalmente accesible en silla de ruedas, un 19,7% que lo es pero con dificultad y el 34,2% restante no habita en una vivienda accesible en silla de ruedas. Un 51% vive en una vivienda con ascensor y el 63,3% de la población cuenta con plaza de garaje en su vivienda.

Por otro lado, el 18,8% de la población de 15 o más años se siente muy segura y el 63,5% segura al imaginarse paseando sola por la noche en su barrio/entorno. Además, un 15,5% dice sentirse insegura y un 2,2% muy insegura.

Por sexo, el 91,3% de los hombres dicen sentirse seguros frente el 73,5% de las mujeres. Por edad, el 87,8% de los jóvenes de entre 15 y 34 años se sienten seguros frente al 73,0% de los de 65 o más años.

Según el lugar de residencia, el 90% de la población que vive en municipios de menos de 1.000 habitantes se siente muy segura/segura frente al 83,9% de la que vive en zonas de más de 10.000 habitantes o al 74,4% de la que reside en Pamplona.

LOS CUIDADOS RECAEN MÁS EN LAS MUJERES

Por otro lado, seis de cada diez personas dedican tiempo a la atención de hijos y/o nietos y cuatro de cada diez atiende a familiares mayores y/o con discapacidad.

Los cuidados y atenciones recaen en mayor medida en las mujeres. Los datos muestran que el 62,8% de las mujeres frente al 54,0% de los hombres cuidan de hijos y/o nietos.

Al igual que el 40,9% de las mujeres son las cuidadoras de familiares mayores y/o con discapacidad frente al 36,8% de los hombres.

A mayor edad aumenta el porcentaje de población que dice atender a hijos y/o nietos. Destaca al respecto que el 69,5% de la población de 50 a 64 años afirma prestar esto cuidados al igual que el 70,5% de los mayores de 64 años.

Por el contrario, en el caso de los cuidados de mayores y/o familiares con discapacidad, la población de 65 o más años es la que menos cuidados presta, el 24,1%.

En relación con la frecuencia dedicada a estos cuidados se observa que los cuidados y atenciones a los hijos y nietos son diarios, según afirma el 66,7% de la población mayor de 15 años.

Además, un 7,7% realiza cuidados varios días a la semana, el 7,5% una o dos veces por semana, el 9,8% solo ocasionalmente y únicamente un 8,3% dice no cuidarles nunca. Los cuidados diarios recaen en un 56,2% de los casos en las mujeres y en el 43,8% en los hombres.

UN 18,5 POR CIENTO HA SIDO VOLUNTARIO

En otro capítulo, un 18,5% de la población ha realizado trabajo de voluntariado en el último año. Se refiere al trabajo de voluntariado en alguna organización destinada a: ayuda de mayores, jóvenes, personas discapacitadas, necesitadas, movimientos sociales, educativos, deportivos, de derechos humanos, medioambiente o beneficencia, partidos políticos o sindicatos u otras organizaciones de voluntariado.

Se ha analizado también la transmisión de valores y su dimensión de género preguntando a la población por la importancia que atribuye a determinados valores en la educación infantil, cuando se trata de un niño y cuando se trata de una niña.

En este caso y para evitar sesgos en la respuesta cada persona entrevistada solo tuvo que responder a uno de los dos ítems: la educación de un niño o la educación de una niña.

Los resultados ponen de relieve que en cualquier dimensión que se plantee de los valores la importancia que se da es independientemente de si se educa a un niño o una niña, según explica el Instituto de Estadística de Navarra.

La educación y valores de un niño y una niña se han evaluado a través de las calificaciones que las personas entrevistadas han dado a una serie de aspectos relacionados.

Por otro lado, el 68,1% de la población dice tener buena salud. En concreto, del total de población el 22,4% califica su estado de salud como muy bueno, el 45,6% como bueno, un 23,4% lo califica como regular, un 5,7% como malo y el 2,8% restante como muy malo.

Los resultados muestran que la percepción de la salud varía en función de la edad y del sexo, de manera que las mujeres y personas mayores son los colectivos que evalúan peor su estado de salud.

LA MITAD DE LA POBLACIÓN NO FUMA

El 52,2% de la población mayor de 14 años nunca ha fumado anteriormente. Por el contrario, el 22,3% de la población fuma, en concreto el 19,4% lo hace diariamente y el 2,9% de forma habitual.

La edad media a la que se comienza a fumar es a los 20,2 años. El perfil de la población fumadora corresponde a hombres (60,9% de los casos) y menores de 40 años (un 63,7% de los casos).

Si se comparan estos resultados con los de ediciones anteriores, se observa que disminuye la proporción de personas que fuman, del 29,6% en el año 2005 al 22,3% en 2017.

Por sexo, con respecto a los datos del año 2012, disminuye la proporción de mujeres fumadoras (4,4 puntos porcentuales) en mayor medida que la de los hombres (1,6 puntos).

Consulta aquí más noticias de Navarra.