Fátima Báñez
Fátima Báñez en su reunión con los secretarios generales de CC OO, Unai Sordo y UGT Josep María Alvarez  y los presidentes de CEOE, Juan Rosell y Cepyme, Antonio Garamendi. Ballesteros / EFE

El Ministerio de Empleo negocia con sindicatos y empresarios 24 medidas contra la brecha salarial de género, entre las que destaca la inclusión de la retribución del trabajo en el texto del contrato para facilitar la comprobación de las normativas sobre igualdad.

El Ministerio que dirige Fátima Báñez baraja que el Estatuto de los Trabajadores obligue a las empresas a incluir la retribución en la copia básica del contrato laboral y que en caso de nulidad de un contrato por una cláusula discriminatoria, el trabajador tenga el derecho a recibir la diferencia de retribución, además de las indemnizaciones, según un documento que publica el diario ABC.

Otras medidas que se estudian son incluir criterios no sexistas en la clasificación profesional para evitar que los empleos en los que se concentran las mujeres estén menor retribuidos sin justificación, e incluir medidas para la promoción profesional que sean objetivas y transparentes para impedir la discriminación.

El documento también recoge el objetivo de reconocer la formación de los trabajadores a tiempo parcial, con el objetivo de incluir a aquellos que eligen esta jornada para atender a sus familiares, y regular el concepto de "trabajo de igual valor" recomendado por la Comisión Europea en 2014 para luchar contra la discriminación.

Empleo pretende reforzar que los comités de empresa puedan pedir información a la compañía sobre la remuneración media por sexos y negociar medidas de igualdad retributiva en los convenios colectivos, así como elaborar una memoria de impacto de género de estas medidas.

Para evaluar los puestos de trabajo, el Ministerio de Empleo elaborará junto al Instituto de la Mujer una herramienta de ponderación de empleos "neutra" que sirva como base para asignar retribuciones iguales por la misma función a hombres y mujeres.

Las empresas con más de 250 trabajadores tendrán que realizar de forma obligatoria planes de igualdad con la participación de los representantes de trabajadores en los que se incluyan aspectos como retribuciones, conciliación, prevención del acoso y medidas sobre maternidad y paternidad.

Además, estas compañías grandes con más de 250 empleados o si lo requiere su plan de igualdad tendrán que realizar auditorías salariales que se incluyan en las memorias de las empresas.

El documento, según este medio de comunicación, contempla además que sea una infracción grave para las empresas no dar información sobre las retribuciones de sus empleados y una falta muy grave no elaborar o revisar planes de igualdad y auditorías salariales.

Estos planes tendrán que estar registrados y las empresas tendrán que realizar estadísticas sobre la evolución de la brecha salarial entre hombres y mujeres.

La Inspección de Trabajo contará con coordinadores de igualdad formados en la materia en sus direcciones territoriales, formulará recomendaciones, ampliará las funciones del buzón de denuncias sobre casos de discriminación salarial y elaborará guías y protocolos de buenas prácticas.

El documento publicado por ABC recoge que Empleo pretende desarrollar a través de un reglamento los artículos 45 a 47 de la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, referidos a los planes de igualdad en las empresas y su transparencia.

Por último, el Ministerio de Empleo y los agentes sociales negocian poner en marcha un Pacto Nacional para la Conciliación Laboral y la Racionalización de Horarios, con medidas sobre teletrabajo, bolsas de horas para asuntos propios o sobre la finalización de la jornada laboral.

"Generalista y un compromiso de mínimos"

La secretaria de Mujeres e Igualdad de Comisiones Obreras, Elena Blasco, ha confirmado a 20minutos que el documento publicado coincide con el que Empleo entregó antes de Semana Santa a los sindicatos. De manera general, ha explicado que su organización está analizandolo en estos momentos de cara a un futuro encuentro de la mesa de calidad del empleo, que no está previsto antes de mediados de abril.

Sin querer entrar en el detalle de las 24 medidas, Blasco ha asegurado que las propuestas del Ministerio en cuanto a las modificaciones legales le resultan "generalistas, demasiado abiertas y de mínimos".

Comisiones Obreras por su parte entregó su propuesta de medidas para atajar la brecha laboral de género, "y este documento recoge algunas, otras a medias y otras las ha desacartado. En general nos parece poco ambicioso, generalista e insuficiente para ser eficaz". En términos generales también, y desconociendo cómo será la negociación, sí considera que es "prematuro" anticipar un acuerdo al respecto con sindicatos y patronal. Lo que CC OO propugna es un mayor apoyo legislativo a la igualdad salarial, y no fiarlo todo a instrumentos para la negociación entre empresarios y sindicatos.

Por su parte, Amparo Ballester, catedrática de Derecho y de la Seguridad Social, revisados los 24 puntos, considera también "un tanto generales las propuestas", echa en falta información de plazos y critica que las sanciones se circunscriban a infracciones que ya existen. Esta experta valora positivametne las medidas que buscan transparencia salarial y la idea de crear delegados de igualdad en el seno de las delegaciones territoriales de la Inspección de Trabajo.

Ballester pide que se tome con la seriedad que merece la desigualdad laboral de género y sugiere que sería mejor "crear una base legislativa muy firme, con un buen marco sancionador, para atajar la brecha, en lugar de fiarlo a la negociación colectiva".