El ministro de Asuntos Exteriores español, Alfonso Dastis.
El ministro de Asuntos Exteriores español, Alfonso Dastis. EFE

El embajador de España en Moscú, Ignacio Ybáñez, fue convocado en la mañanna de este viernes a la sede del ministerio ruso de Exteriores para comunicarle que dos diplomáticos españoles habían sido declarados "persona non grata". Y es que Rusia ha decidido expulsarlos en represalia por la medida similar anunciada el lunes por el Gobierno de España en solidaridad con el Reino Unido por el envenenamiento del exespía Serguéi Skripal en territorio británico.

El ministerio ruso, en concreto, convocó a los diplomáticos occidentales para informarles de la decisión y hacerles entrega de unas notas de protesta por las "medidas inamistosas" adoptadas contra Rusia. Según informaron algunos de esos países, los diplomáticos declarados persona non grata tendrán varios días para abandonar territorio ruso.

Una treintena de países, en su mayoría miembros de la Unión Europea y entre los que también figuran EE UU, Canadá, Australia y Ucrania, anunciaron esta semana su decisión de expulsar a un total de 150 diplomáticos rusos. Después de este movimiento, Rusia tomó la determinación de hacer lo propio con 60 diplomáticos estadounidenses el jueves por la noche. Además, cerró el consulado general estadounidense en San Petersburgo, la segunda ciudad rusa.

En total, Moscú igualará las cifras de la treintena de países, por lo que prevé expulsar a unos 150 diplomáticos de EE UU, Alemania, Francia, España, Italia, Canadá, Australia o Ucrania, además de los 23 británicos que ya expulsó en su momento.

Toda esta escalada de tensión entre Rusia y Occidente surge a raíz del envenanimiento del exespía ruso Skripal y su hija Yulia el pasado 4 de marzo con un agente químico de fabricación rusa en Salisbury (Inglaterra). Reino Unido hace responsable a Moscú.