Representación de 'La pasión' con la Sarga de Villoslada al fondo
Representación de 'La pasión' con la Sarga de Villoslada al fondo ASOCIACIÓN CULTURAL TEATRAL LA COLODRA

Precisamente, la representación de La Pasión en Villoslada de Cameros es la actividad más importante que se celebra en la Semana de la Sarga que organiza 'La Colodra'. Este 2018 es el séptimo año que se exhibe esta obra, una de las pocas representaciones teatrales de La Pasión en La Rioja, si no la única, que recupera una tradición medieval.

La obra teatral avanza cada año con mejores condiciones técnicas, tanto de sonido como de iluminación, una puesta en escena cada vez más elaborada y una experiencia dramática cada vez más notable, con un guión que sigue siendo el mismo, aunque se perfeccionan los detalles.

La representación se realiza el Sábado Santo, 31 de marzo, en la Iglesia Parroquial, con 'La Sarga' como decorado privilegiado. La entrada es libre y se realiza en dos sesiones por garantizar el aforo, a las 18 y a las 20 horas.

Las invitaciones se pueden encontrar en los establecimientos de Villoslada de Cameros o encargar a través del correo electrónico de La Colodra: teatrolacolodra@gmail.com.

La iniciativa, en sí misma, según indica la organización "es un pequeño milagro, ya que un grupo aficionado de 50 actores y técnicos -en un municipio que cuenta con una población habitual de unos 200 habitantes-, que recupera las esencias del teatro medieval, en el que se escenificaban las escenas de las Sagradas Escrituras para darlas a entender a una población que no sabía leer ni escribir.

Fruto de un arduo trabajo de montaje, vestuario e iluminación, se consigue que, en varios momentos de la obra, dé la sensación de que las escenas pintadas como fondo en la Sarga -que se convierte en un decorado de excepción- cobran vida en primer plano con la representación.Quienes elaboraron la Sarga en la Amberes del siglo XVI se permitieron una serie de anacronismos para acercar las escenas a la época: los 'soldados malos' no son romanos sino turcos, burgueses flamencos aparecen entre los personajes. Y La Pasión de Villoslada reproduce parte de esos anacronismos en una representación singular.

A cargo del vestuario de La Pasión está el diseñador Michel Crespo y cada año quiere aproximarse poco a poco a la Sarga para ofrecer la sensación de que los personajes de la tela toman vida en escena, interpretando y adaptándolo con una visión desde nuestro tiempo.

La Pasión de Villoslada no es solo una representación escénica. Incluye música en directo, con colaboraciones de excepción, este año, contamos con la participación de dos artistas invitados, la soprano Nerea Elorriaga Barrientos acompañada al piano de Miguel de Miguel, además de la interpretación en directo una innovadora jota de Pasión en tesitura menor, interpretada por una de las actrices de La Pasión.

LA SARGA DE VILLOSLADA DE CAMEROS

La Sarga es una tela pintada en Flandes en el s.XVI que, en 17 escenas cuenta en imágenes los pasajes más conocidos de la pasión de Cristo. Esta tela con sus

10,8 metros de alto y 8,3 metros de ancho, es la sarga más grande de la que se tiene constancia y uno de los lienzos de mayor tamaño que se puede visitar en la actualidad.

Frente a la tradicional austeridad de este tipo de piezas, pintadas en tonos grises, la llamativa policromía de la Sarga de Villoslada supone una rareza en el mundo del arte. Por la época en la que fue creada y por la factura de sus imágenes, la Sarga de Villoslada es un exponente peculiar de la transición del Renacimiento al Barroco.

Aunque no se tiene certeza total documental, por su época (hacia 1.560) y lugar de realización (Amberes) y por su estilo, se atribuye al taller de Martín de Vos, quien puede ser el autor del cuadro central que representa la Crucifixión, el más destacado de la Sarga.

¿Qué hacía un pueblo de la sierra ibérica riojana encargando una obra de estas características en Amberes a mitad del siglo XVI? La clave está en la riqueza que generaba en la época la trashumancia y en los intercambios comerciales que se establecía con la fina lana de oveja merina.

Olvidada en la década de los cincuenta del pasado siglo y "redescubierta" por casualidad en el transcurso de unas obras en 1994, la Sarga de Villoslada fue restaurada por los técnicos del Taller de restauración del Museo Diocesano de Santo Domingo de La Calzada, y se empezó a dar a conocer como uno de los mejores exponentes de la pintura religiosa flamenca del siglo XVI.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.