Roscos de Semana Santa
Roscos de Semana Santa EMMA GARCÍA

Seguimos con los dulces clásicos de Semana Santa. Si hace poco hablábamos de los pestiños como dulce tradicional andaluz, no podemos olvidar tampoco los roscos de Semana Santa.

Los roscos están más extendidos y son tradicionales en muchas regione. Por supuesto, hay muchas variantes: roscos de naranja, de anís... nuestra receta es una muy clásica con limón y canela.

Si preferimos, podemos usar naranja en lugar de limón (tan fácil como cambiar un ingrediente por otro), y si nos apetecen con sabor a anís podemos añadir 30 mililitros de anís seco o freír, al igual que en los pestiños, 5-10 gramos de semillas de anís en el aceite que luego colaremos.

Ingredientes

  • 2 huevos
  • Cáscara de limón
  • Canela en rama
  • La ralladura de un limón
  • 125 ml. de leche
  • 130 ml. de aceite de girasol
  • 550 gr. de harina
  • 10 gr. de levadura química
  • 125 gr. de azúcar
  • Azúcar y canela para rebozar los roscos

Freímos la tira de cáscara de limón con el aceite y la canela en rama unos minutos para que coja todo el sabor. Apagamos el fuego y reservamos.
Tamizamos la harina y la ponemos en un bol grande. Añadimos la levadura, los dos huevos batidos, la ralladura de limón, la leche, el azúcar y el aceite sin la cáscara de limón ni la rama de canela.

Amasamos hasta conseguir una masa homogénea que debe quedar esponjosa y aceitosa pero manejable. Como no es una ciencia exacta, podemos añadir algo más de harina si vemos que queda demasiado floja, o un poco de leche si queda demasiado espesa.

Hacemos una bola con la masa y la dejamos reposar 1 hora en un bol, tapada con un paño húmedo.

Vamos cogiendo pellizcos de masa y formamos bolitas. Hacemos un agujero en medio y le damos forma de rosco (si los aplastamos un poco nos quedarán mejor).
Ponemos aceite en la sartén y cuando esté caliente vamos echando los roscos poco a poco evitando que se toquen entre ellos. Les vamos dando la vuelta hasta que estén dorados. Con un par de minutos por ambos lados será suficiente.

Al sacarlos, los dejamos sobre papel de cocina para que absorba el aceite sobrante. Preparamos un plato con una mezcla de azúcar y canela y rebozamos los roscos.