Coche de la Policía Nacional
Coche de la Policía Nacional ARCHIVO

Emocionada y entre sollozos ha salido del hospital la joven de 22 años herida el pasado martes en Castellón, donde fue apuñalado mortalmente su abuelo al intentar defenderla de la expareja sentimental de su madre, que un día antes le había denunciado por malos tratos. "El héroe de todo esto es mi abuelo. Si no llega a ser por él, estamos todos muertos".

La joven ha hecho estas declaraciones a la salida del Hospital General, después de recibir el alta por la mañana, y ante los periodistas ha asegurado sentirse "bien", recuperándose poco a poco del corte de varios tendones de la mano izquierda durante la agresión que sufrió con arma blanca. "Vino con un cuchillo y nos llevó dentro de la casa, me obligó a desnudarme". Acto seguido, le puso el arma en el pecho: "Me dijo que si chillaba me mataba, que sólo tenía que hacer un movimiento para traspasar mi corazón".

Fue en ese momento, según cuenta, cuando su abuelo se abalanzó sobre el agresor y consiguió arrebatarle el cuchillo. Durante el forcejeo entre ambos, la joven salió de la casa a pedir ayuda. "Se quedaron mis abuelos dentro, y ya no sé nada más".

El anciano, de 70 años, murió apuñalado por el agresor, que fue detenido poco después de caer a una acequia cercana en su huida de la casa. Este jueves el Juzgado de Instrucción número 3 de Castellón ha decretado prisión provisional contra él. De él dice ser "un asesino" sin sentimientos ni remordimientos que "lo va a volver a hacer". Por ello, ha expresado su deseo de que el hombre de 46 años "cumpla la prisión máxima", pues a su juicio "esa persona no puede salir de la cárcel porque lo va a volver a hacer".

"Los únicos que no estábamos protegidos éramos mis abuelos y yo"

La joven ha retirado, además, que el hombre llevaba tiempo amenazando a su madre y ha asegurado que antes de personarse en el domicilio fue a la casa donde vive su hermano de 8 años. Asegura que cuando su madre quiso acabar con la relación y "echarle de casa", el ahora detenido le dijo que "si no accedía a lo que él quería iba a hacer daño a su familia, y lo acabó cumpliendo".

Así, el pasado lunes pusieron una denuncia por malos tratos contra el arrestado. Tras ella, la Policía activó un protocolo para proteger al niño y a la madre la trasladaron a un centro de acogida. "Los únicos que no estábamos protegidos éramos mis abuelos y yo, pero no imaginábamos que iba a venir".

Antecedentes: fue detenido en 1994

En esa pequeña intervención frente al hospital, la joven ha confirmado que el agresor había sido detenido por un homicidio doloso en 1994. Concretamente, el 30 de noviembre de ese año durante una reyerta a la salida de la discoteca y que "fue en defensa propia, pero no es verdad". "Dice que intervino al ver cómo abusaban dos hombres de otro, que se metió y que fue en defensa propia", una versión que cuestiona porque no cree que tenga "corazón".

Al homicidio por el que fue detenido en 1994, se suman "los dos asesinatos más que cometió dentro de la cárcel". "Con el de mi abuelo, cuatro", ha dicho la joven. El de homicidio doloso es uno de los delitos que recoge la lista de antecedentes policiales del hombre y que completan los diecisiete registros del Cuerpo Nacional de Policía y los catorce que figuran en las bases de la Guardia Civil, según han indicado fuentes de la investigación.

Según el Tribunal Superior de Justicia valenciano, ya había sido juzgado y condenado el pasado 14 de febrero en Castellón por un delito de amenazas en el ámbito de la violencia de género a 60 días de trabajos en beneficio de la comunidad, y se le prohibió acercarse a la mujer con la que había mantenido una relación sentimental durante un año.

Consulta aquí más noticias de Castellón.