Pulpo y heroína
Unas 9,4 toneladas de cocaína en un contenedor frigorífico cargado con 24 toneladas de pulpo congelado, en el Puerto de Lisboeta. ANTONIO COTRIM / EFE

La Policía Nacional y la Judicial portuguesa se han incautado de cerca de 9,4 toneladas de cocaína que se encontraba camuflada en el interior de un contenedor frigorífico que contenía 24 toneladas de pulpo congelado que había llegado al puerto de Lisboa el pasado mes de diciembre.

La Policía resalta lo novedoso del 'modus operandi' de los traficantes
En la operación conjunta hispano-lusa que ha desarticulado una organización criminal que operaba en varios puntos de la Península Ibérica y que pretendía introducir en Europa grandes cantidades de cocaína, han resultado
detenidas ocho personas, según informa la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil.

En la operación, denominada 'Arcos' y dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional y de la Fiscalía Antidroga, la UDYCO de la Jefatura Superior de Policía de Galicia, ha practicado cinco de las ocho detenciones y cuatro entradas y registros en inmuebles de Madrid, Toledo y Salamanca.

Los ocho detenidos

Los arrestados son: C.A.N.M., "Armando", de 49 años, colombiano nacionalizado español detenido en Illescas (Toledo); F.C.C., "Paco", de 65 años, arrestado en Madrid; A.C.C., "Ferino", de 60 años, detenido en Salamanca; J.R.P., "Viejo" y "Barbas", de 76 años, detenido en Madrid e I.R.V., de 42 años, arrestado en Tudela (Navarra) pero con domicilio en Valverde del Fresno (Cáceres).

Hay ocho detenidos en España y Portugal
En los registros se han hallado unos 50.000 euros, numerosos teléfonos móviles, varios ordenadores portátiles y agendas electrónicas, dos automóviles de alta gama y amplia documentación relacionada presumiblemente con actividades de tráfico de drogas y blanqueo de capitales. Por su parte, la Policía lusa ha detenido a tres ciudadanos de nacionalidad portuguesa.

Según la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, lo más "sobresaliente" de esta operación es el inédito modus operandi en el camuflaje de la droga, desconocido hasta ahora en España y Portugal. La carga procedía de Venezuela.