El eurodiputado alemán Bernd Lucke a la salida de su encuentro con Carles Puigdemont en la prisión de  Neumünster (Alemania).
El eurodiputado alemán Bernd Lucke a la salida de su encuentro con Carles Puigdemont en la prisión de  Neumünster (Alemania). EFE

El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigemont se encuentra "tranquilo" en la prisión de Neumünster (norte de Alemania), donde recibe "el mismo trato" que el resto de los reclusos, según explicó tras visitarlo el eurodiputado euroescéptico alemán Bernd Lucke.

El parlamentario, que abandonó en 2015 el partido Alternativa para Alemania (AfD) -que había fundado dos años antes- por su deriva ultraderechista, permaneció alrededor de hora y media con Puigdemont, que el martes recibió la primera visita de sus abogados.

En declaraciones a los medios, Lucke explicó que quería informarse de sus condiciones de encarcelamiento y, tras calificar a Puigdemont de "perseguido político encarcelado por motivos políticos", opinó que es "avergonzante" que sea tratado "como un delincuente" más.

Condiciones de Puigdemont

Dijo también que las autoridades alemanas están siendo "muy correctas" y que Puigdemont, que ingresó en Neumünster el domingo tras ser detenido poco después de cruzar la frontera con Dinamarca, "no tiene motivo de queja" porque está recibiendo un "buen trato" por parte de los funcionarios y del resto de presos.

Puede leer y recibir llamadas, está "tranquilo y contento" y ha recibido muchísimas cartas, añadió el político alemán, tantas que al parecer el personal del centro penitenciario pide que no se envíen más porque están "inundados".

"Dice que no cejará en su lucha por los derechos de los catalanes", agregó Lucke, que apuntó que el líder soberanista cuenta con permanecer en prisión los dos meses que como máximo debe durar la revisión de la euroorden dictada por España.

Lucke indicó también que no hablaron de sus diferencias políticas y se centraron en la situación judicial y humana de Puigdemont tras su arresto en Alemania, y lamentó que la Unión Europea (UE) no advierta a España por un comportamiento que él considera que viola los derechos humanos.

Lucke descarta una fuga

El europarlamentario aseguró que "la fuga está descartada" y relató que había propuesto a Puigdemont -y él había aceptado inmediatamente- un alternativa para evitar que permaneciese en la cárcel mientras se decide sobre la ejecución de la extradición.

Su idea era que Puigdemont diese "su palabra de honor" de que no pensaba escaparse y que permaneciese en Alemania mientras se resuelve el proceso en su contra, pero con una mayor libertad y con la posibilidad de recibir visitas.

También llamó al Gobierno alemán a replantearse la imposibilidad legal de conceder asilo político a un ciudadano europeo y tratar a Puigdemont como el "representante de la República de Cataluña", aunque reconoció que no tiene una opinión propia sobre el derecho a decidir de los catalanes.

A su juicio "cualquiera que lucha por un objetivo político por medios pacíficos" no debe ser perseguido por su gobierno y confía en un fallo "justo" de la Justicia alemana