Según ha indicado la Comisaría en una nota, los sospechosos cuentan con detenciones anteriores por delitos similares y son "bastante activos" especialmente en la zona alta de la capital.

La investigación policial señala que los detenidos se hacían con navegadores, radios o cargadores de telefonía móvil entre otros elementos que posteriormente vendían para sufragar la compra de estupefacientes para consumo propio.

Tras perpetrar los robos, los autores volvían a recolocar el marco de la puerta con el fin de intentar que los propietarios no detectaran nada extraño a la hora de usar su vehículo. Los arrestados han pasado a disposición judicial.

Consulta aquí más noticias de Almería.