El detenido "seguirá en las dependencias de la Benemérita en tanto en cuanto siguen las investigaciones", ha señalado Bernabé, quien ha respondido a preguntas de los medios, "que mientras estén las investigaciones abiertas hay que ser cautos y prudentes con las calificaciones y a la vista de lo que determinen las pesquisas que realizan los miembros de la Guardia Civil, calificamos los hechos, participación o autoría".

El principal sospechoso se encuentra en el cuartel de Las Torres de Cotillas y es probable que a lo largo de la mañana sea trasladado hasta la Comandancia de la Guardia Civil de Murcia. Está previsto que se le tome declaración en presencia de su abogado.

Por lo que en estas cuestiones, "cautela, precaución y prudencia antes de hacer juicios", ha enfatizado tras presentar el balance de actividad de 2017 de este organismo dependiente del Ministerio Economía, Industria y Competitividad y los datos interanuales de exportaciones de las empresas murcianas.

Así ha evitado hablar de hipótesis ni de si el detenido tenía o no antecedentes, "cuando los investigadores lo consideren, darán sus conclusiones al respecto".

El detenido, identificado como I.G.P. y de 27 años, fue quien dio la voz de alarma tras encontrar presuntamente los cadáveres de su hermano de 26 años y de su madre de 56 años, y prestó declaración durante toda la tarde en el cuartel de la Guardia Civil en Las Torres de Cotillas, en cuyos calabozos permanecerá detenido como principal sospechoso.

No obstante, la Guardia Civil continúa llevando a cabo pruebas de laboratorio y la investigación continúa abierta.

Según fuentes próximas, la mujer y su hijo murieron de forma violenta, al parecer por los golpes de un objeto contundente.

Los hechos ocurrieron pasadas las 6.50 horas, cuando el hermano e hijo de las víctimas se desplazó hasta el cuartel de la Benemérita de la localidad, "muy alterado", alertando del hallazgo de los cuerpos.

Consulta aquí más noticias de Murcia.