Tres hombres estudian el veneno usado para matar animales.
Tres hombres estudian el veneno usado para matar animales. CONSELLERIA DE AGRICULTURA

Un juzgado de Reus (Tarragona) ha condenado a una pena de prisión y a pagar una indemnización a un hombre que mató con veneno a 31 animales domésticos y salvajes en Vinyols i Els Arcs (Tarragona), ha informado este miércoles la Conselleria de Agricultura en un comunicado.

Los agentes tuvieron conocimiento de los hechos en 2006 a partir de las denuncias de los propietarios de las mascotas, que alertaron de que sus animales murieron con síntomas de haber sido envenenados.

Recogieron un gran número de fauna muerta en una zona de caza, que parecía estar relacionada con el uso de veneno que imposibilitaba el asentamiento de especies salvajes y eliminaba las domésticas -perros y gatos-.

El uso de veneno, una práctica ilegal y no selectiva, sirve para reducir el número de depredadores habituales de la fauna cinegética, como conejos y perdices, según ha detallado la Conselleria.

Los agentes interceptaron a dos personas colocando el veneno y constataron que habían muerto a 19 perros, 10 gatos, un zorro y una garduña, animales que fueron encontrados cerca de la riera del Regueral, en el municipio de Vinyols i Els Arcs.

Las necropsias de los animales determinaron que habían muerto por el uso de un veneno altamente tóxico que fue prohibido en 2007 por el riesgo que implicaba para el medio ambiente y la salud humana.

El veneno era colocado en productos cárnicos o pescado para atraer animales y, en algunos casos, la fabricación de los cebos era muy profesional y provocaba que los animales no murieran inmediatamente al ingerir el veneno, sino que les causaba una muerte lenta y agónica.

Consulta aquí más noticias de Tarragona.