China confirmó oficialmente este miércoles que el líder norcoreano, Kim Jong-un, realizó esta semana una visita a Pekín, durante la cual señaló su compromiso para alcanzar la desnuclearización de la península coreana.

"Nuestra posición constante es estar comprometidos con la desnuclearización de la península", afirmó Kim durante sus reuniones con el presidente chino, Xi Jinping, según informó la agencia oficial china Xinhua, que desveló el contenido de la visita.

Kim, que podría reunirse en los dos próximos meses con los presidentes de Corea del Sur, Moon Jae-in, y de Estados Unidos, Donald Trump, confió en que ese diálogo pueda dar frutos después de los pasos dados por su país para reducir la tensión.

"La cuestión de la desnuclearización de la península coreana puede resolverse si Corea del Sur y Estados Unidos responden a nuestros esfuerzos con buena voluntad y crean una atmósfera de paz y estabilidad a la vez que toman medidas progresivas y sincronizadas para la consecución de la paz", añadió Kim.

El líder norcoreano subrayó que quiere incrementar la cooperación estratégica con China durante todo este proceso.

Rumores desde el lunes

Poco antes del comunicado oficial de la agencia Xinhua, los medios norcoreanos ya habían confirmado la visita de Kim Jong-un y su esposa a China, mantenida en secreto hasta este miércoles. Se trata de su primer viaje conocido al extranjero.

Los rumores sobre la visita de Kim a Pekín, producida en plena etapa de distensión, se habían disparado la noche del lunes, cuando se vio llegar el tren blindado del régimen norcoreano a la estación de la capital china, donde durante todo el martes se elevaron de manera significativa las medidas de seguridad.

Según reveló este martes la agencia estatal norcoreana de noticias KCNA, el líder visitó China de domingo a miércoles junto a su esposa, Ri Sol-ju, y el número dos del régimen, Choe Ryong-hae, por invitación del presidente chino, Xi Jinping, con quien celebró su primera cumbre. Durante la visita, ni Pekín ni Pyongyang habían informado sobre la presencia del mariscal norcoreano en la capital china.

El Gobierno de Seúl, que hasta no ahora no se había pronunciado sobre los rumores en torno al viaje sorpresa de Kim, también confirmó la visita a través de un portavoz de la oficina presidencial.

Este viaje de Kim, el primero al exterior que se le conoce desde que llegó al cargo en 2011, se enmarca en los frenéticos movimientos diplomáticos activados de cara a las cumbres que mantendrá en abril y mayo con los presidentes de Corea del Sur y EE UU respectivamente, para tratar la posible desnuclearización del régimen norcoreano.

Las relaciones entre Pekín y Pyongyang, aliados históricos, se han visto muy deterioradas recientemente por las insistentes pruebas de misiles y nucleares llevadas a cabo por el régimen norcoreano y que han sido castigadas con fuertes sanciones por el Consejo de Seguridad de la ONU.