Tablet, dispositivo móvil, tele, streaming, on demand, TV
Tablet, dispositivo móvil, tele, streaming, on demand, TV DISCOVERY

Tras acabar con el roaming, la Unión Europea ha eliminado otra barrera que molestaba a los consumidores. Desde este 1 de abril, los ciudadanos ya pueden usar en sus viajes por los 28 países de la UE sus suscripciones a plataformas de series y películas, deportes, música, videojuegos y libros digitales como si estuvieran en su propio país sin cargos extra ni cambios en las ofertas, es decir, ningún muro geográfico que diferencie si se está en un país u otro.

Un ejemplo de esta nueva normativa es que un usuario de Netflix España de vacaciones en Francia tendrá acceso al catálogo español, cosa que antes no podía hacer porque su cuenta cambiaba automáticamente a la página francesa de Netflix.

Esto hacía que hubiera menos oferta en el idioma habitual del consumidor. Sucederá lo mismo en toda la UE: un alemán que venga a España por negocios podrá ver en su cuenta de Sky Sports la Bundesliga o en Eurosport otros deportes. Y lo mismo ocurrirá con Spotify o Deezer, aunque estas tienen pocas restricciones, además de Amazon Prime.

«Las reglas se aplicarán a los servicios por los que se ha pagado, pero los proveedores de contenidos gratuitos podrán adherirse a ellas», al igual que los proveedores de contenidos en línea, «que ya no tendrán que adquirir licencias para otros territorios a los que viajen sus suscriptores», señalaron. La normativa afecta a todo aquel que se desplace de un punto a otro de la UE por un periodo limitado de tiempo, ya sea por turismo, ocio, estudios o negocios. No así a los que establezcan su residencia en otro estado, que una vez sean detectados no podrán acceder a esos contenidos.