Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, este lunes en La Plata (Argentina).
Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, este lunes en La Plata (Argentina). EFE

Las bases de Podemos han decidido en una consulta telemática que el nombre de su partido figure obligatoriamente en la marca electoral de las posibles coaliciones con IU y otras fuerzas de cara a las elecciones europeas, autonómicas y locales de 2019. Según los datos del partido, el 90,75% de los inscritos que han participado han apoyado ir en coalición a esos comicios y a que el nombre de Podemos figure en las candidaturas.

Pablo Iglesias, líder de Podemos, anunció la consulta el 10 marzo y consideró "fundamental" que el nombre "Podemos" esté "visible". Fuentes del partido argumentaron que "Podemos es el principal significante del cambio" y que "la gente lo quiere ver en la papeleta". El resultado es un espaldarazo a sus tesis. Los inscritos votaron entre el miércoles 21 y el domingo 25, aunque la complejidad del recuento retrasó hasta este miércoles la publicación de los resultados.

Estaban llamados a votar 473.678 inscritos, de los que 164.020 son "inscritos activos", es decir, que habían entrado en la web de participación de la formación en el último año. De ellos, participaron un total de 76.511. El porcentaje de participación sobre el censo de inscritos activos -que refleja de forma más fiel el número de militantes reales del partido morado- es del 46,6%. Sobre el censo total representa un 16,2%.

El 'sí' gana en CCAA y municipios

No hubo una sola votación: se realizó una consulta estatal para decidir la candidatura a las europeas, consultas en las comunidades autónomas donde se celebrarán comicios en 2019 –todas salvo Galicia, Cataluña y Euskadi–, y consultas municipales –aunque su resultado solo se considera válido si hay más de diez votos en la localidad–.

En la consulta de ámbito estatal para las elecciones europeas, el 93,4% de los inscritos apoyó ir en coalición y con el nombre "Podemos" en la marca electoral. El también se ha impuesto ampliamente en todas las consultas autonómicas, con un porcentaje de apoyo que va del 95,6% de Melilla y el 93,1% de Canarias, los lugares con un mayor respaldo, al 85,9% de Murcia y el 79,6% de Ceuta, que cierran la tabla por abajo.

En las capitales de provincia y las localidades de más de 100.000 habitantes gana con amplio margen el a la coalición y a la presencia del nombre "Podemos", con un respaldo que va del 69% de Teruel al 94,7% de Logroño. En los municipios más pequeños hay mayor variación en los resultados, pero el gana en todas las localidades salvo en tres localidades: Llerena (Badajoz), Pinos Puente (Granada) y Cunit (Tarragona), donde hay un 50% de votos a favor y un 50% en contra.

La pregunta que se realizó a las bases contemplaba la posibilidad de que se puedan mantener marcas municipales "consolidadas" (será, en principio, el caso de Ahora Madrid y de otras candidaturas municipales participadas por Podemos que gobiernan desde 2015), aunque no definía con claridad qué criterios se aplicarán para decidir cuáles conservar.

La nomenclatura es uno de los escollos en las negociaciones entre Podemos e IU. La organización liderada por Alberto Garzón ha criticado el "desgaste" de la marca Unidos Podemos y ha pedido más visibilidad. Como publicó 20minutos, IU no quiere conservar ese nombre, que se empleó en las generales de 2016.

Tras conocer la convocatoria de la consulta a las bases de Podemos, Garzón tachó de "precipitado" empezar a construir por el nombre una posible coalición, y reiteró que es "importante" que la marca electoral "exprese que están las diferentes organizaciones" para que "todo el mundo se vea reflejado".