Los acusados de intento de homicidio, en el juicio en la Audiencia Provincial
Los acusados de intento de homicidio, en el juicio en la Audiencia Provincial EUROPA PRESS

En el juicio celebrado en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Baleares, los acusados se han conformado también con la imposición de una orden de alejamiento durante diez años y la medida de libertad vigilada una vez cumplan la condena de prisión.

Las partes han alcanzado un acuerdo de conformidad por el que se ha rebajado sensiblemente la pena -inicialmente, el fiscal pedía ocho años y medio de prisión para cada uno de los agresores- al suprimir de la acusación la circunstancia agravante de abuso de superioridad.

Además, los acusados han consignado antes del juicio 3.000 euros como parte de la indemnización (de 6.000 euros).

PIDEN DISCULPAS A LA VÍCTIMA

En el juicio, uno de los acusados ha pedido hacer uso de la palabra para pedir disculpas a la víctima, que no se encontraba en la sala, por lo que se ha conectado mediante videoconferencia. "Se me fue la cabeza, iba colocado perdido", ha manifestado el acusado visiblemente afectado, pidiendo perdón a la víctima y su familia.

El acusado también ha declarado que se merece su condena y ha dicho estar "muy arrepentido". "Si te tengo que pagar lo que sea te lo voy a pagar", ha añadido el hombre.

Seguidamente el otro acusado ha querido hacer lo mismo y ha subido al estrado para pedirle perdón. "Íbamos como íbamos", ha dicho.

La víctima les ha contestado que no les guarda rencor y que por eso no ha contratado abogado, para que les condenen "lo menos posible", pero que quiere que no se vuelvan a acercar a él. Les ha dicho que se les fue de las manos, que estuvo a 20 minutos de la muerte y que su mujer y su hijo tienen mucho miedo.

El juicio ha quedado visto para sentencia.

LA VÍCTIMA ESTUVO A PUNTO DE MORIR

Los hechos tuvieron lugar en marzo de 2017 en Mahón (Menorca). Según la Fiscalía, los jóvenes decidieron matar al otro porque consideraban que había delatado al padre uno de ellos en un procedimiento penal sobre tráfico de drogas.

Los acusados han reconocido que decidieron concertar un encuentro con la víctima para acabar con su vida y que una vez allí le asestaron varias puñaladas en la rodilla, ceja, oreja y en el tórax, con lo que le perforaron un pulmón.

Según el escrito del fiscal, esta herida hubiera provocado su muerte de no ser por una intervención quirúrgica inmediata.

Los acusados ingresaron en prisión de forma preventiva dos días después de la agresión.