Los Mossos d'Esquadra acabaron este lunes en la localidad costera de Vilanova i la Geltrú, en Barcelona, con la escapada de la abogada gallega María Tania Varela Otero, huida desde 2013.

Sobre ella pesaban tres órdenes de detención y una orden de ingreso en prisión por delitos de tráfico de drogas, blanqueo de capitales y participación en organización criminal. Según la lista difundida recientemente por Europol, Varela figuraba entre los 70 fugitivos más buscados, la única mujer.

Según los Mossos, que investigan las conexiones en Cataluña de la detenida, la abogada residía en Sitges con una hija y al ser identificada, previamente a su detención, dio un nombre falso, aunque finalmente, ya en comisaría, sus huellas le han delatado.

Su nombre se hizo conocido en la localidad pontevedresa de Cambados, en el corazón de Arousa, en los primeros años 2000, cuando se hizo cargo del Centro de Información a la Mujer, una actividad municipal que dejó pasados unos tres años y que compatibilizaba con su labor de abogada.

Poco tiempo después de abandonar esa actividad municipal, a mediados de esa década y fruto de su labor estuvo relacionada con el narcotraficante David Pérez Lago, hijastro de Laureaño Oubiña, primero profesionalmente y más tarde sentimentalmente. Pérez Lago ha sido recientemente capturado en la operación contra otro narcotraficante histórico, Sito Miñanco.

También estuvo vinculada con el abogado de 'narcos' y de capos Alfonso Díaz Moñux, asesinado a quemarropa en su coche a pocos metros de su despacho en Madrid por unos sicarios en 2008. Varela iba de copiloto cuando Díaz Moñux fue tiroteado. En ninguna de las dos ocasiones que fue llamada a declarar como testigo —el juicio fue anulado y tuvo que repetirse— se presentó. Estaba huida y en paradero desconocido.

Paraísos fiscales

La abogada, natural de la localidad de Cambados (Pontevedra), había sido detenida en abril 2006 en el marco de una operación antidroga junto con David Pérez Lago y otras 12 personas por un alijo de casi dos toneladas de cocaína.

A Varela la Fiscalía la consideraba la persona que se encargaba de coordinar la organización tras la detención de Pérez Lago, considerado en aquel momento su pareja. Para los investigadores, la abogada era sospechosa de haber participado en la creación de las sociedades pantalla en paraísos fiscales, entre otras cuestiones.

Tras ingresar en prisión durante unos meses, fue puesta en libertad provisional por mediación de su entonces abogado, Alfonso Díaz Moñux, con el que posteriormente se trasladó a vivir a Madrid.

Pérez Lago y el resto de acusados vieron rebajadas sus condenas tras un pacto con la Fiscalía que Varela rechazó y negó los hechos.

En 2011 fue juzgada por la Audiencia Nacional por el alijo de 2006 y fue condenada a siete años por tráfico de estupefacientes. Dos años después recibió una condena en firme por el Tribunal Supremo de siete años.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.