Carles Puigdemont
El expresidente catalán Carles Puigdemont antes de pronunciar una conferencia en la Universidad de Helsinki, encuadrada en su campaña internacional a favor del proceso soberanista catalán. EFE

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont mantuvo el pasado domingo, poco después de haber sido detenido en Alemania, una breve conversación telefónica con su esposa, Marcela Topor, a la que transmitió un mensaje de calma dirigido a la ciudadanía catalana: "Ahora no debe haber violencia".

La conversación tuvo lugar justo antes de ser trasladado al centro penitenciario de Neumünster, según ha informado El Punt Avui, que ha señalado que Topor vio a Puigdemont "tranquilo" y consciente de la complicada situación de estos días.

El llamamiento a la calma se produjo en paralelo a las convocatorias de movilizaciones de protesta en Cataluña, que en algunos puntos terminaron con incidentes entre los manifestantes y los Mossos d'Esquadra.