Según ha informado este lunes el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), el Juzgado da por finalizada la instrucción y acuerda que las partes presenten sus escritos de acusación contra las cinco personas que tienen la condición de investigadas.

En su auto, la juez considera que hay indicios de que se ha cometido un delito de homicidio por imprudencia grave porque ese día no había ningún socorrista en la piscina, ya que la socorrista estaba sustituyendo a una monitora ausente.

Constata que ese día las cuatro monitoras se hicieron cargo de los 27 niños de P4 que participaban en unos cursos de natación y, cuando acabó el curso, ninguna de las monitoras se dio cuenta de la ausencia de la menor, de lo que finalmente se percató una profesora.

La menor fue hallada flotando en la parte profunda de la piscina pequeña, ya sin vida, una zona con mala visibilidad, según constata la juez instructora.

Para la juez, la ausencia de socorristas, algo obligatorio en estas instalaciones, supone una negligencia también por parte del responsable de la piscina, teniendo en cuenta que se sabía desde el día anterior que iba a faltar una monitora.

Además de los cinco procesados, el juez considera responsables civiles de esta causa al Ayuntamiento de Ripoll y a la Conselleria de Enseñanza.

Consulta aquí más noticias de Girona.