Se trata de la mejora de la continuidad fluvial y los hábitats vulnerables para la mejora de ecosistemas de tres ríos en los que vive esta especie.

La actuación será ejecutada por Tragsa y pretende implantar soluciones innovadoras que permitan eliminar o reducir el efecto de las presiones que amenazan la conservación del desmán ibérico en el Sistema Central.

Las actuaciones irán dirigidas a la recuperación de zonas degradadas potencialmente favorables para la consolidación y conservación de la especie, no solo en las zonas en donde se encuentra actualmente, sino también su posible dispersión a otras colindantes.

Las acciones se llevarán a cabo en diversos cauces de la provincia situados en tramos de montaña, tanto en la cabecera del río Adaja como en la parte oeste de la Sierra de Gredos, en las cabeceras de los ríos Aravalle y Becedillas, ambos afluentes del río Tormes.

Para preservar su hábitat del desmán ibérico, el proyecto incluye la restauración fluvial de tramos degradados, la eliminación de barreras y puntos negros, la creación de corredores ecológicos, la mejora de la depuración e integración de vertidos de aguas residuales de pequeños municipios, y la mejora de la conectividad del embalse de Santa Lucía, en el término municipal de Solana de Ávila.

Consulta aquí más noticias de Ávila.