El Ministerio Fiscal sostiene que, sobre la 1.00 horas del 29 de julio de 2017, la víctima se encontraba junto con dos personas más y la novia de uno de ellos en las fiestas de Pando (Oviedo). En el lugar también se encontraba el procesado, quién inició una discusión con uno de los acompañantes, interviniendo la víctima para tratar de calmar la situación.

Cuando la víctima y sus acompañantes se marchaban, el procesado, tras romper deliberadamente una botella de cerveza de cristal que tenía en la mano, se la clavó al afectado desde la oreja izquierda hasta el cuello. Al observar que éste empezaba a sangrar abundantemente, el procesado abandonó precipitadamente el lugar.

La Fiscalía considera que los son constitutivos de un delito de homicidio en grado de tentativa y solicita que se condene al procesado a 6 años de prisión, prohibición de acercarse a la víctima, a su domicilio, lugar de trabajo y lugares de ocio frecuentados por él a menos de 300 metros durante 7 años.

Consulta aquí más noticias de Asturias.