El Equipo Territorial de Policía Judicial de La Guardia Civil de Órgiva averiguó que los dos hermanos ocultaban una escopeta de cañones recortados, unas veces en el domicilio de uno y otras veces en el del otro cuando sospechaban que pudieran estar vigilándolos, según detalla el Instituto Armado.

Los agentes de Policía Judicial encontraron pruebas de la existencia del arma y solicitaron autorización judicial para registrar ambos domicilios en busca de la escopeta.

El 21 de marzo por la mañana la Guardia Civil realizó el primer registro domiciliario y los agentes encontraron en la primera vivienda de las dos que iban a registrar, una escopeta con los cañones recortados a la que le habían borrado el número de serie y 23 cartuchos de escopeta del mismo calibre que el arma intervenida. El segundo registro, por lo tanto, ya no fue necesario hacerlo.

La Guardia Civil ha enviado el arma intervenida a los laboratorios de la Dirección General del Cuerpo para tratar de averiguar la procedencia de la escopeta, se esta ha sido robada y si ha sido utilizada en algún otro hecho delictivo.

Consulta aquí más noticias de Granada.