Árbol de El Retiro, caído.
Un árbol, tras caer en los Jardines de Cecilio Rodríguez del Retiro. JORGE PARÍS

El pino piñonero que se desplomó sobre un niño de cuatro años en el parque del Retiro había sido revisado por última vez el jueves 22 de marzo. Una inspección en la que los técnicos municipales comprobaron que no se había producido movimiento alguno en el cepellón ni presentaba ramas rotas ni fisuras en el árbol.

"Se habían hecho todas las revisiones del árbol, no se podía hacer más", ha indicado. El pino volcó, "no se tronchó".  El viento lo "arrancó del suelo", ha señalado Beatriz García San Gabino, la directora general de Aguas y Zonas Verde del Ayuntamiento de Madrid.

La responsable de zonas verdes ha explicado que la caída del arbol en cuestión esta directamente relacionada con los cincos años de graves sequías. "Las capas profundas se quedan débiles y pierden capacidad de retener agua". Tras un mes de intensa lluvia se produce un colapso el arbol lo que podría provocar la caída. "No se puede prever este tipo de caidas porque el árbol no da ninguna señal".

Además ha explicado que en 2016 se le realizó una prueba de tracción en la que se le aplicó fuerza para ver como respondía. En abril de 2017 se hizo un poda de mantenimiento y reequilibrado, y en noviembre una poda de reducción."El arbol estaba completamente controlado", ha asegurado San Gabino durante su intervención. El mismo jueves 22 no se detectaron grietas que hicieran preveer el vuelco. "No había indicio de movimiento ni en las ramas ni en la base".

La portavoz de zonas verdes ha insistido en que las revisiones se hacen con más hincapié en especies como el cedro, eucalipto, chopo, sofora, olmo y los catalogados como viejos, algo que depende a su vez de la especie. El arbol siniestrado era un pino piñonero.

Los controles realizados durante la semana anterior consistieron en "revisiones visuales del anclaje, la copa, el abultamiento o fisuras en la raíz, así como si había ramas desprendidas". Fue entonces cuando se hizo el barrido del arbolado de todo el parque, ha afirmado San Gabino.

San Gabino ha hecho estas declaraciones en una comparecencia pública de la delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés y el concejal de Retiro, Nacho Murugüi para hacer balance de la situación del Retiro y del arbolado de la ciudad.

El incidente ocurrió durante el desalojo

Inés Sabanés ha detallado también lo motivos que llevaron a reabrir el parque del Retiro y lo que llevó al Ayuntamiento de Madrid a decretar su cierre en la mañana de el sábado.

El parque llevaba dos días cerrados de cara a preparlo para el fin de semana, momento en el que se produce un mayor impacto de uso, explicaba Sabanés. El viernes se volvió a abrir, pero con cierres parciales debido a que aún estaba activada la alerta amarillas. "La amarilla implica cierres parciales de algunas zonas, la naranja conlleva cierres más intenseos, de actividades al aire libre", afirmaba.

"La máxima velocidad del viento se preveía a partir de las dos de la tarde". Por eso el Ayuntamiento decidió que a pesar del trabajo realizado durante los dos días de cierre el parque tenía que volver a cerrarse.

"Estabamos en alerta naranja, se dieron los avisos y por prevención se hizo el desalojo del parque". Esta operación puede durar hasta una hora y media, ha asegurado Sabanés. Fue durante el desalojo cuando se produjo el incidente en una de las vías de evacuación del Retiro.

Revisión de protocolos

El Ayuntamiento de Madrid puso en marcha en 2016 un plan extraordinario para el arbolado con una inversión de 16 millones de euros. El desarrollo de ese plan ha servido para inspeccionar 144.359 árboles. En concreto, este plan dictamina qué árboles deben ser talados, cuáles necesitan ser podados y qué ejemplares necesitan un seguimiento. Los resultados de ese plan han sido 12.852 árboles talados y 17.843 podados.

La concejal Inés Sabanés ha reiterado su intención de seguir "atentos a la voz de expertos y colectivos que nos ayuden a mejorar la prevención dentro de la dificultad que tiene trabajar en una ciudad con dos millones de árboles.

Por su parte y en relación con la revisión de los protocolos a seguir, el concejal del distrito de Retiro, Nacho Murgüi, ha anunciado actualmente están "hablando con técnicos, profesionales y hay que saber que una modificación de un protocolo significa muchos más cierres del parque pero si es necesario para revisar todo el parque se hará. Estamos abiertos a las propuestas de profesionales técnicos".

El Retiro sigue cerrado

El Ayuntamiento de Madrid ha abierto este lunes los jardines de Sabatini y el parque del Fuente del Berro, tras permanecer cerrados el fin de semana, y continúan cerrados El Retiro, la Quinta de los Molinos, Torre Arias, El Capricho y el Paseo de la Rosaleda para continuar evaluando la situación de los árboles tras los fuertes vientos y retirar las ramas y árboles caídos. El Ayuntamiento irá informando de las fechas de apertura a través de www.madrid.es y las redes sociales municipales.


Consulta aquí más noticias de Madrid.