¿Quieres preparar unas torrijas diferentes? Prueba esta receta

Torrija
Torrija

Recetas de torrijas hay tantas como pueblos. O como casas, porque seguro que en cada una se hace con tal o cual matiz o ingrediente. Y aunque está bien conocer la versión clásica, siempre que nos topamos con unas torrijas diferentes y riquísimas es momento de sacar libreta y boli, y tomar nota de la receta.

Y eso es precisamente lo que nos pasó hace unos días en Rioba, un más que recomendable pequeño restaurante de Barcelona donde practican -pero de verdad- la cocina de mercado, y donde ofrecen entre sus postres una torrija de brioche excelente.

Sí, nos encanta la idea de usar las torrijas para aprovechar pan que se haya quedado un poco duro, pero la verdad es que después de probar estas a base de brioche y con un toque cítrico nos costaría mucho elegir.

Según nos explican Eduardo Marchesi y Ekaitz Sáenz de Cámara -responsables de Rioba- hacerlas es muy sencillo. Vamos a partir de un brioche casero o comprado, pero de calidad. Como vamos ya un poco justos de tiempo, apostamos por la segunda opción. Cortamos rebanadas de unos 5 centímetros de grosor, dándoles forma de lingotes.

Una de las claves está en el baño para estas torrijas. Para prepararlo vamos a usar 3 huevos, 125 gr. de azúcar blanquilla, 300 ml. de leche entera, 200 ml. de nata (35% de grasa) y la ralladura de una lima, un limon y una naranja. Mezclamos y batimos todos los ingredientes, e incorporamos al final las ralladuras. Bañamos las torrijas y dejamos que se empapen bien, pero vigilando no pasarse para que no se rompan al sacarlas y pasarlas a la sartén.

¿Con qué las doramos? Aquí viene el segundo truco del chef de Rioba: usar mantequilla clarificada. Aunque podemos hacerla en casa -basta calentar la mantequilla para que se separen la grasa, el agua y el suero, y quedarnos sólo con lo primero- cada vez más supermercados y tiendas especializadas la venden ya preparada.

Torrija
Torrija

Doramos cada torrija vuelta y vuelta en la sartén con la mantequilla y reservamos mientras preparamos el acompañamiento. ¿Un helado rico que tengamos por casa? Es una gran idea, aunque en este caso vamos a hacer una crema de vainilla.

Necesitaremos un cuarto de vaina de vainilla, 200 ml. de nata (35% grasa), 50 ml. de leche entera, 60 ml. de yema de huevo, 40 gr. de azúcar y 1 hoja de gelatina.

En una cazuela, llevamos a ebullición la nata con la leche y la vainilla. En un bol, ponemos las yemas y el azúcar, batimos, incorporamos la infusión de la leche y volvemos a ponerlo al fuego hasta llegar a unos 84 grados. Es decir, muy caliente pero sin hervir.

Retiramos del fuego e incorporamos la hoja de gelatina previamente hidratada en agua. Colamos y enfriamos, dejándolo reposar unas 6 horas. Después, con la ayuda de una batidora y unas barillas, montamos la crema y la servimos por encima de la torrija.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento