Javier Barbero, delegado de Seguridad
Javier Barbero, delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid. AYUNTAMIENTO DE MADRID

El delegado de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, afirmó este jueves ante el pleno que le había pedido responsabilidades políticas por su gestión de la crisis de Lavapiés que el senegalés Mame Mbaye iba "andando y huyendo" cuando falleció el jueves pasado tras un control policial.

Barbero, a quien los tres grupos de la oposición reprocharony su falta de "transparencia" y de información durante los disturbios del jueves pasado en Lavapiés, incidió en que el mantero llevaba "catorce años huyendo" y que ese día también lo hizo aunque no hay constancia de una persecución policial directa.

"Esa tarde se encontraba Mame Mbaye en la puerta del Sol con su manta. Se produjo una intervención regular de la Policía Municipal. Él corre por la calle Postas hacia la plaza Mayor. Allí, se reagrupa con algún que otro compañero mantero y juntos se fueron hacia su residencia, andando y huyendo", detalló el concejal.

El edil se refirió así a la muerte a causa de un paro cardíaco del vendedor ambulante Mame Mbaye, de 34 años e inmigrante senegalés sin papeles, tras la cual se generaron disturbios en el céntrico barrio que se saldaron con seis detenidos y diez heridos.

El Ayuntamiento de Madrid no informó sobre esos hechos hasta el día siguiente —20 horas después— en una rueda de prensa en la que sostuvo que no hubo ningún tipo de intervención policial frente a él o con él".

"14 años con el pánico en el cuerpo"

En el pleno, el edil expresó la esperanza de que "su muerte no haya sido en vano" ya que, dijo, genera una "enorme tristeza y frustración" vivir en una sociedad que ha permitido que este senegalés haya vivido "14 años sin papeles y con el pánico en el cuerpo".

"Su corazón no pudo más", se lamentó el delegado, en referencia al paro cardíaco que sufrió frente a la calle del Oso.

Barbero explicó que en el momento en el que se desplomó apareció un coche patrulla de la Policía Municipal que intentó hacerle maniobras de reanimación cardiopulmonar, y después avisó a los servicios de emergencias Samur, que trataron de reanimarle.

También detalló que esa tarde hubo dos mujeres de 72 y 58 años que fueron atendidas por los servicios sanitarios y trasladadas al hospital tras sufrir caídas en los alrededores de la puerta del Sol.

"Tenemos que tener toda la información. Estamos investigando porque queremos mejorar nuestra actuación y porque investigar no es poner en cuestión, es buscar la verdad y trabajar por la transparencia", dijo el delegado, que ha recordado además que ese día tuvo "informaciones contradictorias" también de la Jefatura de Policía Nacional, que informó de una persecución.

Ante la petición de "responsabilidades políticas" por parte de los grupos de la oposición, Javier Barbero dijo que dimitiría si formase parte de una "organización criminal" como el PP, pero que no va a irse por la gestión de los altercados del jueves pasado en los que según ha dicho a los periodistas actuó de forma "correcta".

Quejas policiales

Este jueves, también cuatro de los cinco sindicatos que representan a los agentes de la Policía Municipal exigieron respeto al Consistorio tras lo ocurrido la semana pasada en el barrio de Lavapiés, ya que no se sienten valorados por el equipo de Gobierno, y pidieron además la dimisión del edil.

Unas responsabilidades que exigieron además del PP y CS los socialistas, socios de investidura de Manuela Carmena. "Espero que Barbero dimita y creo que él sabe que lo esperamos seriamente todos los grupos municipales. Debe dimitir para recuperar la confianza en la Policía Municipal y poder resolver esta crisis con tranquilidad y con calma", ha subrayado la portavoz socialista, Purificación Causapié, al término del pleno.

El PP pidió el "cese inmediato" de Barbero y ha acusado al equipo de gobierno de "alentar" por "acción, omisión, dolo o negligencia" los altercados, mientras que Ciudadanos acusóal Gobierno de poner una "diana" sobre los agentes municipales al no desmentir los "bulos".

Además de pedir responsabilidades a Barbero, el texto apoyado este jueves por el Pleno expresa el apoyo municipal al trabajo de la Policía Municipal, al Samur, los bomberos y los equipos de limpieza en los altercados y pide además una "tarjeta de vecindad" que recoja los servicios municipales a los que tienen derecho los inmigrantes en situación irregular.

Consulta aquí más noticias de Madrid.