Las piscinas públicas suben hasta 8 veces más que el IPC

Hay seis en toda la ciudad y sólo la mitad abrirán este verano. Los precios de entrada para los niños son los que más se han incrementado respecto a 2004.
Si no fuera por el mar, a los malagueños les costaría (literalmente) darse un chapuzón en verano. En la ciudad hay seis piscinas municipales y sólo la mitad funcionarán toda la temporada: Santa Rosalía, Churriana y la de Campanillas –en la calle Fausto–, que abre este sábado al público tras dos años de clausura. Los Limoneros sólo permitirá la entrada libre algunos fines de semana de julio y cerrará en agosto.

El chapuzón será más caro este año, entre un 9,5% y un 25% –muy por encima del 3,1% del IPC–, según datos recabados por 20 minutos. Los que peor lo tienen son los niños, que pagarán hasta un 25% más que en 2004 en Santa Rosalía.

Las tarifas de los mayores se incrementan sólo diez céntimos, mientras que en la piscina de Churriana se mantienen los tres euros del año pasado. En el caso de Campanillas aún están sin fijar, según asegura la adjudicataria.

Pero ¿quién decide las tarifas de entrada a las piscinas públicas? Según la Fundación Deportiva, sólo imponen el de los cursos de natación; la concesión, el de entrada. Sin embargo, éstos aseguran que es el Ayuntamiento.

El polideportivo se queda en piscina

El edificio público multifuncional deportivo en el Puerto de la Torre –incluido en el programa electoral del PP– se queda sólo en una piscina cubierta que ni siquiera tiene puesta la primera primera piedra, según la Federación Unidad. Y eso que desde 2002 cuenta con presupuesto. De las piscinas nuevas prometidas en los distritos, sólo está en ejecución la de la calle Conde del Guadalhorce (Cruz de Humilladero).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento