Samsung
El logo de Samsung en su sede en Seúl (Corea del Sur). EFE

El conglomerado empresarial Samsung cumplió este jueves 80 años y evitó las celebraciones mientras su veterano presidente permanece hospitalizado desde 2014 y el heredero del imperio surcoreano acaba de salir de prisión por su implicación en el caso de corrupción de "La Rasputina".

El mayor grupo empresarial de Corea del Sur, matriz del gigante tecnológico Samsung Electronics, ha preferido evitar los actos oficiales y se ha limitado a presentar un documental especial dirigido a sus empleados sobre la historia de la compañía.

Samsung nació en 1938 como una empresa de frutas y pescado deshidratado de la mano de Lee Byung-chul- padre del actual presidente- y se ha convertido en uno de los principales símbolos de la boyante economía surcoreana, aunque también del poder que todavía mantienen los conglomerados familiares en el país asiático.

Durante las últimas décadas, la compañía, que emplea a medio millón de personas, ha expandido su modelo de negocio a los sectores financiero, químico y de la electrónica y las telecomunicaciones, esta última su principal rama empresarial con 300.000 empleados.

La imagen de la corporación se vio manchada por el caso de "La Rasputina", por el que Lee Jae-yong, vicepresidente de Samsung Electronics y herdero del imperio, fue condenado a cinco años de prisión por sobornar a la expresidenta Park Geun-hye con objeto de obtener favores del Gobierno en su consolidación como máximo responsable del grupo.

El máximo responsable de facto del grupo salió de prisión a principios de febrero después de que la justicia surcoreana redujera su condena a dos años y medio y le permitiera cumplirla en suspenso.

El ejecutivo de 49 años tomó las riendas de Samsung después de que su padre, Lee Kun-hee, sufriera un infarto en mayo de 2014, que aún lo mantiene hospitalizado y sin habla, aunque sigue teniendo el título de presidente.

Según expertos locales, Samsung ha preferido mantener un perfil bajo de cara a su aniversario mientras se hace cargo de la incertidumbre con respecto a su directiva.

"Ahora tenemos la oportunidad de cambiar la mentalidad de la compañía y trabajar de nuevo para el cambio", afirma el responsable del instituto tecnológico de Samsung, Kwon Oh-hyun, en un fragmento del documental, según recogió la agencia Yonhap.

El conjunto de la empresa de Samsung representa una quinta parte de las exportaciones de Corea del Sur y sus ingresos suponen casi el 20% del producto interno bruto del país.