Greek Wilders
Wilders, líder del partido ultraderechista PVV, analiza los resultados de las municipales holandesas. EFE

Geert Wilders ha dado un paso en el avance de la extrema derecha en Holanda al entar en varios municipios del país tras la celebración de las elecciones, a pesar de que no logra controlar ninguno. La izquierda verde fue la gran vencedora de unos comicios en los que ha conseguido dominar los ayuntamientos de Ámsterdam y Utrecht.

El ultraderechista PVV, partido del propio Wilders, entra por primera vez y con dos escaños en el consejo municipal de Rotterdam, ciudad dirigida por Ahmed Aboutaleb, alcalde musulmán de origen marroquí y uno de los principales rivales políticos de Wilders.

"Los resultados están por encima de nuestras expectativas: no hemos sido derrotados por el PVV y estamos muy contentos con eso", dijo Joost Eerdmans, de Leefbaar Rotterdam, tras conocer los resultados provisionales.

Wilders buscaba ocupar los escaños de Leefbaar, un partido fundado por su ídolo, Pim Fortuyn, político antiislamista asesinado en 2002 por un radical holandés.

Triunfo de la izquierda verde

En cuanto a Utrecht, la izquierda verde obtuvo mayoría en el consejo municipal con doce escaños, tres más que en las elecciones previas.

En segundo lugar quedaron los progresistas D66 con nueve concejales (pierden cuatro) y los liberales del VVD con cinco asientos, los mismos que en los comicios de 2014.

Los nuevos partidos en el Consejo de este municipio son precisamente el PVV, con un par de escaños, y el partido proinmigración DENK, con otros tres.

La izquierda verde es también la gran ganadora en Ámsterdam, que pasa de seis a once escaños, frente a D66, que obtienen tan solo nueve en lugar de los catorce que ganaron en 2014.

"Hemos logrado nueve escaños, que es un resultado decente, pero es decepcionante, para ser sincero. Es mucho menos de lo que esperábamos", lamentó el portavoz de D66, Wouter Koolmees, sobre los resultados del partido en Ámsterdam.

El PVV no ha obtenido ningún escaño en la capital holandesa pero la sorpresa la dio su competidor directo, el nuevo partido ultraderechista Foro para la Democracia (FvD), que logró entrar en el Ayuntamiento de Ámsterdam con dos concejales.