Según la encuesta, el 43% de los espectadores del festival que no viven en el área urbana de Girona pernoctan en establecimientos de la zona, un porcentaje que ha aumentado en cuatro puntos respecto a la edición anterior, al que se suman las 1.200 plazas hoteleras reservadas por la organización, destinadas al alojamiento de artistas y equipos técnicos.

Los datos recogidos por la encuesta evidencian que el 36% de los espectadores residentes en Girona y Salt comen en un restaurante de la zona tras la función y en el caso de personas que residen fuera de Girona, 7 de cada 10 personas comen en Girona tras el espectáculo.

La mayoría de los encuestados han asegurado que, con motivo del festival, aprovechan para realizar alguna actividad complementaria en Girona como visitas turísticas y de ocio, ir de compras y comer en algún establecimiento.

El festival se plantea buscar nuevas fórmulas para ofrecer entradas de precios distintos para que los espectadores puedan encontrar los asientos con tarifas que más se adapten a sus posibilidades, en lugar de ofrecer un precio único para todas las localidades, como se hace actualmente.

Consulta aquí más noticias de Girona.