Édouard Philippe
Imagen de archivo del conservador Édouard Philippe, nuevo primer ministro de Francia nombrado por Emmanuel Macron. @EPhilippe_LH / TWITTER

El primer ministro francés, Edouard Philippe, anunció este martes medidas para los pensionistas tras las protestas de la semana pasada por el aumento de los impuestos. Los jubilados "no son ni privilegiados ni egoístas", aseguró el primer ministro.

En una entrevista, Philippe, indicó que 100.000 pensionistas se verán eximidos del alza de la Contribución Social Generalizada (CSG), una medida establecida por su Gobierno para financiar una rebaja de las cotizaciones salariales."Para esos franceses, hay que corregir el dispositivo y lo corregiremos". Además, subrayó que la elevación en 1,7 puntos del tipo de la CSG no afecta sólo a los pensionistas sino que afecta también a "siete millones y medios de franceses".

En cualquier caso, justificó esa subida fiscal porque "el objetivo es que el conjunto de la protección social sea financiada por el conjunto de los franceses y que pueda aumentar el poder adquisitivo de los franceses que trabajan".

Las medidas que el gobierno francés ha anunciado surgen a rañiz de las manifestaciones que tuvieron lugar el pasado  jueves. Miles de pensionistas salieron a las calles  en protesta por la subida de impuestos que afecta al 60 % del colectivo, en concreto a aquellos cuya pensión supera los 1.283 euros netos mensuales.

El primer ministro también indicó que a partir del próximo 1 de abril se incrementará en 30 euros el "mínimo de vejez", un subsidio para mayores de 65 años con bajos ingresos, que garantiza una retribución de 803,20 euros al mes para una persona sola y de 1.296,97 euros para una pareja.