Al menos 114 tramos de carreteras de todo el país, todos ellos pertenecientes a la red secundaria, están afectados por el nuevo temporal de frío y nieve; 39 están cerrados (16 son puertos) y en otros 66 es necesario el uso de cadenas, informa la Dirección General de Tráfico (DGT).

Las principales dificultades se concentran en las comunidades de Cantabria, Asturias, Castilla y León y Aragón; en total, hay más de 2.000 kilómetros de 11 comunidades con problemas y 2.600 alumnos se han quedado sin clase. La situación general, en todo caso, ha ido mejorando durante la jornada.

La comunidad más afectada es Castilla y León, donde la nieve ha obligado a cerrar por la mañana al tráfico once tramos viarios, incluido el puerto de San Glorio, en la N-621, en León, a usar cadenas en otros 23 y a transitar con precaución en varios tramos de la A-1, la AP-6, la AP-61, la A-66 y la A-52.

En Cantabria hay cinco puertos de montaña bloqueados por la nieve y a primera hora se prohibió el paso a camiones y autobuses en la A-67, entre Mataporquera y Molledo, donde la Guardia Civil tuvo que organizar convoyes de turismos para que circularan con garantías.

A mediodía, la Guardia Civil daba paso a los 146 camiones y vehículos pesados que estaban retenidos en el polígono industrial de Aguilar de Campoo, Mataporquera y en el kilómetro 85 de la A-67, todos en la provincia de Palencia.

La nieve también obligaba a primera hora a cerrar al tráfico de camiones la autopista del Huerna (AP-66) y el puerto de Pajares (N-630), las dos principales vías de comunicación entre Asturias y León, aunque la primera ya está abierta para todo tipo de vehículos.

Y la Comunidad de Madrid ha activado el nivel 1 del plan de inclemencias invernales por nevadas en la sierra que hacen necesario el uso de cadenas para los vehículos que circulen por ocho puertos.

16 comunidades en alerta

Por otra parte, el puerto de Ciutadella (Menorca) se encuentra cerrado al tráfico marítimo desde las 06:00 horas por fuertes vientos de componente norte con rachas de 100 kilómetros por hora y por mala mar, con olas de hasta 6 metros.

Más de dos mil alumnos se han quedado sin clase en Cantabria por las nevadas, que han obligado a cerrar cuatro centros educativos y en otros ocho ha habido problemas con las rutas del transporte escolar.

En Cataluña, la suspensión de rutas a colegios e institutos ha dejado sin clase a unos 355 alumnos, la mayoría en las comarcas del Moianès y la Segarra, y en Castilla-La Mancha, un total de 18 rutas escolares que transportaban a 239 alumnos de Guadalajara y Cuenca se han visto afectadas a consecuencia de la nieve.

Dieciséis comunidades autónomas amanecían en alerta por nieve, rachas fuertes de viento, intenso oleaje y temperaturas mínimas, con especial incidencia en Asturias, con aviso rojo o riesgo extremo por nevadas.

Según la Agencia de Estatal Meteorología (Aemet), la situación mejora el miércoles, día para el que se retiran todos los avisos por nieve y sólo se mantiene la alerta naranja por oleaje en Baleares y Cataluña y amarilla por viento en nueve comunidades.