La Generalitat está estudiando abastecerse de agua mediante barcos para luchar contra los efectos de la sequía, según ha anunciado el conseller de Medio Ambiente y Vivienda, Francesc Baltasar, quien ha barajado esta solución como "una posibilidad". También habló de
explotar nuevos pozos de agua "en diversos lugares de Catalunya".

Con todo, destacó que las medidas concretas que tomará el Govern ante la falta de reservas hídricas "se concretarán en próximas semanas" y que, de momento, no están previstas restricciones en los hogares "en los próximos meses".

Baltasar defendió que la Generalitat está "trabajando a fondo" no sólo para luchar contra la sequía, sino para lograr "reformas estructurales" que garanticen el suministro pese a la escasez de lluvias y la evolución del cambio climático. Habló de actuaciones como la construcción de plantas desalinizadoras y el fomento del ahorro de agua.