Quebrantahuesos
Ejemplar de quebrantahuesos. GTRES

En el panorama europeo, España es el primer destino ornitológico en especies de interés y número de turistas y observadores que visitan el país. De hecho, la Comarca de Sobrarbe y el Parque Nacional de Ordesa, situados en la provincia de Huesca, albergan un paraíso para las aves rapaces carroñeras y ofrecen a los amantes de la observación y fotografía de estas aves rapaces necrófagas uno de los mejores destinos a nivel mundial para poder contemplarlas.

Sobrarbe, con su densidad en aves rapaces necrófagas y especialmente unidades reproductoras de quebrantahuesos, cubre las expectativas de un gran número de ornitólogos que se sienten atraídos tanto por la observación como por la fotografía de aves rapaces.

La abundancia de aves rapaces carroñeras se debe a la presencia de ganadería en régimen extensivo, comederos específicos para aves necrófagas, es decir, que se alimentan de animales muertos, y una orografía montañosa y climatología muy favorables para estas especies.

Con el nombre Pirineos Bird Center, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) y la Comarca de Sobrarbe han desarrollado y finalizado un proyecto cofinanciado por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural y por el Gobierno de Aragón, con un 80% subvencionado a través de las líneas de ayuda del Leader 2014-2020 y, el resto, con recursos propios de la FCQ y la Comarca de Sobrarbe. Asimismo han recibido el apoyo de la Diputación Provincial de Huesca (DPH).

Las líneas de actuación de esta iniciativa pionera en la comarca han girado en torno a la creación de un nuevo recurso turístico, mediante el cual se ha querido potenciar la ornitología y las aves necrófagas que sobrevuelan el cielo de Sobrarbe.

Pirineos Bird Center es una iniciativa dirigida a un público especializado en la ornitología y más concretamente en las aves rapaces carroñeras. Los principales usuarios son fotógrafos de naturaleza y apasionados de la observación de estas aves.

Su sede se sitúa en el Eco Museo de la Fauna Pirenaica del Castillo de Aínsa como punto de información de las rutas ornitológicas y de los puntos de observación de aves carroñeras, como el comedero de Aínsa, que cuenta con dos hides con cristales espejados diseñados para disparar fotografías y grabar imágenes.

Cada vez que en él se depositan restos de animales sacrificados para alimentar a los carroñeros, aparecen unos 200 ejemplares de buitres leonados, parejas de alimoches, milanos reales, milanos negros o quebrantahuesos que habitan dentro de un perímetro de 15 kilómetros.

Aves en Sobrarbe

En la Comarca del Sobrarbe se registran cerca de 30 parejas de quebrantahuesos, más de 150 parejas reproductoras de buitre leonado, unas 20 parejas reproductoras de alimoches, más de 50 parejas reproductoras de milano negro y otras tantas de milano real, sobre 26 unidades reproductoras de águila real, más de 150 parejas reproductoras de cuervo y ejemplares aislados de buitre negro en visita ocasional.

De todas ellas, el buitre leonado, el milano negro, el águila real y el cuervo se hallan fuera de peligro en España, a diferencia del quebrantahuesos y el milano real, en peligro de extinción, y el alimoche y el buitre negro, en estado de vulnerabilidad.

Más de 11.000 personas han participado en las visitas guiadas a las instalaciones del Eco Museo de la Fauna Pirenaica del Castillo de Aínsa, sede de Pirineos Bird Center, durante el pasado ejercicio 2017. El 68% fue turismo nacional. En 2016 y 2017 se ha producido un notable incremento de las visitas y desde 1998 el Eco Museo de la Fauna Pirenaica del Castillo de Aínsa ha atendido más de 390.000 visitas guiadas.

Durante los meses del pasado verano, de las 1.050 personas que disfrutaron de las visitas guiadas al comedero de Aínsa, que por vez primera organizó la FCQ, el 72% correspondió a turismo nacional. La cifra de visitantes a Revilla ascendió a 328.

Consulta aquí más noticias de Huesca.